Finanzas

Cada día salen a la calles millones de dólares de las imprentas de EEUU

Mike Spinosa transfiere monedas de un centavo en la casa de acuñación de Filadelfia, en esta imagen de archivo.
Mike Spinosa transfiere monedas de un centavo en la casa de acuñación de Filadelfia, en esta imagen de archivo. Bloomberg News

“De aquí salen al día más de $500 millones en billetes recién creados”, afirma con una amplia sonrisa Donovan Elliot, operador de una de las imprentas de la Oficina de Grabado e Impresión (BEP) de Estados Unidos.

“Cuidado con ese carro, ahí van $50,000 en billetes de uno”, advierte Elliot en una de las salas de impresión de la moneda más importante del mundo: el dólar.

La Reserva Federal (Fed) decide cuánto dinero se acuña, pero es en la BEP donde esta tarea se desarrolla con diligencia y sin interrupción.

La BEP se encuentra en pleno centro de Washington y, aunque no aparezca en las guías, es uno de los principales destinos turísticos de la capital estadounidense.

Elliot, como el resto de sus 800 empleados, trabaja rodeado de dinero. Planchas de billetes de uno, dos, cinco, diez, veinte, cincuenta y cien dólares. Miles de millones de dólares en todas las denominaciones.

Las 24 horas del día, siete días a la semana, con turnos sucesivos y un continuado suceder de operarios. Solo en el 2015 se emitieron billetes por valor de $560 millones al día.

De fondo, el constante ruido de los tornos que no cesan de imprimir.

“Aunque parezca mentira, a la semana te has acostumbrado. Hay tanto dinero por todas partes que te olvidas”, subraya Lydia Washington, de la oficina de prensa de la institución, durante el recorrido por su interior.

Solo dos instalaciones en todo EEUU producen dólares: la de Washington y la de Fort Worth, en Texas.

Pese la impresionante cantidad de billetes que se realizan, el riesgo de la inflación no sobrevuela el edificio, ya que más del 90% de los que se emiten cada año son usados para reemplazar los que se retiran de circulación por sus malas condiciones tras un prolongado uso.

No todas las denominaciones, sin embargo, tienen la misma vida útil.

El billete de un dólar, uno de los más populares, tiene una vida media de 5.8 años, comparado con el de $20, que se mantiene en circulación una media de 7.9 años; y el más duradero es el de mayor valor, el de $100, que está operativo una media de 15 años.

Dentro del BEP también trabajan historiadores, como Franklin Knoll, quien se encarga del departamento de archivos e investigación y para el que la fabricación de billetes es “una compleja mezcla de artesanía y arte con un gran componente tecnológico”.

Knoll explica que las primeras planchas de dólares federales fueron creadas en Nueva York en 1862, en plena Guerra Civil, por una empresa privada y luego enviadas a un sótano del actual edificio del Departamento del Tesoro, en Washington, para que “se pusieran los sellos oficiales, se cortaran y separaran cada uno de ellos”.

Antes de esa fecha, los billetes eran emitidos “bajo demanda” y respaldados por los diferentes bancos privados que existían en el país, lo que generaba complicaciones y problemas debido a la diversidad y variedad.

En la década de 1920 se realizó una primera revisión del diseño y se crearon billetes más pequeños, que son la base de los actuales, y más adelante se modernizó el proceso con nuevas máquinas más rápidas y eficaces.

A lo largo de los años se han llevado a cabo varios rediseños de los billetes de más alta denominación, especialmente por cuestiones de seguridad y para combatir la falsificación.

“Obviamente, falsificar un billete de un dólar no es muy rentable, así que hay menos presión sobre estas denominaciones”, subrayó Knoll.

Todos los billetes deben ser revisados por el Servicio Secreto de EEUU, que es el que da finalmente la luz verde una vez se cumplen los estándares de seguridad.

Otro de los elementos que complican aún más la labor de los impresores es que el dólar, como moneda de reserva internacional, es usado ampliamente fuera de las fronteras estadounidenses.

De acuerdo con las últimas estimaciones, se calcula que entre la mitad y dos tercios del valor total de la moneda estadounidense en circulación se encuentra fuera de Estados Unidos.

Sea donde sea que vayan a parar, no obstante, el acta de nacimiento se produce aquí, en la BEP.

  Comentarios