Finanzas

La Reserva mantendrá bajas las tasas

/

James Gorman
James Gorman Bloomberg

La Reserva Federal estadounidense (Fed) tendrá una reunión de política monetaria este martes y miércoles en la que actuando con “paciencia” mantendrá bajas las tasas de interés, que deberán subir mas adelante.

Mientras el Banco Central Europeo (BCE) decidió inyectar más de un billón de euros en la economía de la zona euro para combatir los peligros de la deflación, la Fed, por el contrario, se dirige prudentemente hacia una primera alza de las tasas en el 2015.

“Que la Fed comience a aumentar las tasas este verano (boreal) continúa siendo nuestro escenario base”, afirman desde Barclays Research, y esto no debería cambiar por la decisión del BCE, consideran otros tantos analistas.

“Ya durante su última reunión de diciembre, los miembros del Comité Monetario de la Fed (FOMC) contaban con una acción del BCE. Esta fue integrada en sus expectativas”, dice Stephen Oliner, antiguo economista de la Reserva.

En la reunión de esta semana, el FOMC se focalizará en la influencia que puede tener sobre el crecimiento el enlentecimiento de la economía mundial, sostiene Oliner.

En la economía estadounidense, casi todos los indicadores son favorables en la actualidad, salvo la persistencia de una baja inflación y la ausencia de un alza de los salarios.

El crecimiento está a su mayor ritmo en once años y los analistas esperan que el PBI del último trimestre de 2014 -cuya cifra se publica el viernes- haya aumentado al menos 3.2%.

La tasa de desempleo, de 5.6%, se aproxima al techo del rango considerado como “pleno empleo” en Estados Unidos, que va de 5.2% a 5.6%.

“La carta imprevisible es la de la inflación”, dice Oiner. A 1.2% en proyección anual según el índice PCE, permanece bajo el objetivo de 2% de la Fed.

Los mercados anticipan que el primer aumento de las tasas se dará en junio. “Eso sería un signo de fuerza, de confianza; el reconocimiento de que Estados Unidos está de nuevo en la pista”, dijo el jueves durante un foro económico en Davos el presidente del banco Morgan Stanley, James Gorman.

  Comentarios