Finanzas

Lo que promete el río de Miami en desarrollo inmobiliario

Todo Miami esta en desarrollo y el río de Miami no se queda atrás.

Durante mucho tiempo relegado al olvido y sinónimo de suciedad y corrupción, este vía fluvial está en proceso de convertirse en un precioso lugar de recreo para esta ciudad.

“El que vio el río hace 15 años y regresa hoy, y lo ve de nuevo, no lo reconoce” dijo Horacio Aguirre presidente de la Comisión del Río de Miami.

Aguirre recuerda haber vislumbrado por primera vez este río en los años cincuenta, cuando era aún niño, y dice recordar su belleza y su gloria. Dos décadas mas tarde, también presenció su enorme decaída, sumido en oscuras historias de asesinatos y narcotráfico.

“Recuerdo las papeletas rojas anunciando la confiscación de barcos y propiedades. Ahora, nuevamente, viene el renacimiento de este río con un gran vigor económico.” asegura.

Los inversionistas que rondan todo Miami buscando oportunidades, le han echado el ojo a las posibilidades que ofrece, no sólo en su desembocadura a la Bahía de Biscayne, sino también río adentro.

“Pocos en esta ciudad ven al río de Miami como un lugar donde ir a pasear, caminar y recrearse, pero eso ya está, porque estamos desarrollando un paseo de 5.5 millas de ida y otras 5.5 de vuelta a South y North River Drive, bordeado por restaurantes, comercios, marinas y terminales comerciales. Además el río esconde cuatro de los parques más bellos de la ciudad”, señala Aguirre.

Los comerciantes sí que no han perdido el tiempo y ya han empezado a visualizar el desarrollo que se está generando a lo largo de esta pintoresca vía fluvial. Ya van 17 restaurantes construidos a lo largo del río, otros siete planeados y uno en vías de abrir sus puertas. Ni qué decir de las unidades de vivienda, que suman, entre las ya construidas y las proyectadas, 16,979 apartamentos.

Entre las construcciones que se avecinan, hay un proyecto que se llama simplemente “Miami River”, que de simple, como el río, nada tendrá. Desarrollado por el conocido Grupo Chetrit y diseñado por el arquitecto Kobi Karp abarcará dos manzanas, entre la 2 y la 3 avenidas del SW y desde las calles 7 hasta la 5. Allí se construirán cuatro edificios de 60 pisos cada uno, con 1,678 unidades residenciales y un hotel de 330 habitaciones.

Sigilosamente, los responsables de este proyecto, astutos inversionistas neoyorquinos, fueron adquiriendo 8 propiedades por separado, para poder llegar a tener este gran espacio. Fue toda una hazaña, dicen los enterados, porque si nos hubiese fallado una propiedad, se nos hubiese caído todo el proyecto.

Con una gran plaza pública de cara al río que conectará con la vereda y el parque José Martí, esta zona promete convertirse en un gran lugar de expansión para la densidad de almas que vivirá y deambulará por Brickell.

El espectáculo de los barcos de carga, de unos 300 pies de largo y 45 de ancho, desfilando por el río de camino a las terminales comerciales, hace a este río aún más real. Estos barcos, que se especializan en servir a puertos del Caribe y Centroamérica que no llegan a 15 pies de calado,, quizás comiencen a conectar dentro de poco a los puertos cunanos.

Las modernas marinas que se edificarán a lo largo del río, prometen devolverle a Miami el lugar que le cedió a Fort Lauderdale como primera ciudad de barcos, ya que los talleres ofrecerán el talento y el nivel tecnológico que estos grandes yates exigen.

Para los que quieren ver agua y movimiento, el río de Miami presentará una nueva dimensión para residir y expansionarse.

  Comentarios