Finanzas

EEUU pierde billones de dólares en impuestos mediante el comercio internacional

Productos de Europa esperan ser descargados de un barco de Arabia Saudita en Brooklyn, Nueva York, en el 2015.
Productos de Europa esperan ser descargados de un barco de Arabia Saudita en Brooklyn, Nueva York, en el 2015. AP

Complejas estrategias de evasión de impuestos empleadas por compañías de EEUU han costado al gobierno de Estados Unidos $2.3 billones en ingresos del 2003 al 2014, de acuerdo con un análisis de John Zdanowicz, profesor del Colegio de Negocios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU).

El objetivo de la investigación de Zdanowicz era calcular el impacto de las exportaciones subfacturadas y sobrefacturadas en el fisco federal entre el 2003 y el 2004.

El análisis de Zdanowicz concluyó que mercancías con precios anormales importadas y exportadas por compañías de EEUU enmascaran estrategias de evasión de impuestos corporativos y lavado de dinero.

La estratagema, conocida como facturación falsa, es el mismo tipo de sistema que se utiliza para financiar el terrorismo doméstico mediante la movilización de dinero a Estados Unidos. Además, la misma mueve los ingresos de actividades ilegales, como las ganancias de las drogas, fuera de Estados Unidos de forma indetectable.

Zdanowicz concluyó que el dinero sacado de EEUU a través de precios anormales en el comercio internacional aumentó de $168,310 millones en el 2003 a $230,580 millones en el 2014, un incremento de más del 30 por ciento.

“Criminales y evasores de impuestos han descubierto que lavar dinero a través del sistema bancario es peligroso, sobre todo con los nuevos requisitos de divulgación de la Ley Patriota y otras regulaciones bancarias”, dijo Zdanowic. “Sin embargo, mover dinero a través del comercio internacional puede ser prácticamente indetectable”.

La estratagema funciona de la siguiente manera: una compañía o individuo de EEUU importa productos desde una subsidiaria o de un socio de colusión a precios extremadamente altos — reduciendo sus obligaciones fiscales— mientras que el dinero se mueve al extranjero sin ser detectado. Una empresa estadounidense también puede sacar ingresos gravables fuera del país a través de exportar productos a filiales o socios de colusión a precios extremadamente bajos.

Entre los ejemplos de productos mencionados por Zdanowicz están construcciones metálicas prefabricadas exportadas a Vietnam con un precio de $50.78, diamantes en bruto importados desde Botswana a $4,878.33 el quilate, vitamina E importada de Irlanda a $30,334.36 por kilogramo, exportaciones de misiles guiados a Arabia Saúdita por $30,247.66 y escaleras de acero exportadas a México a 15 centavos cada una.

China está a la cabeza de la lista de países con la mayor cantidad de pérdidas estimadas de impuestos de EEUU debido a los precios anormales de compraventa en el 2014. La siguen Canadá, México, Japón y Alemania, formando los cinco principales.

Las investigaciones de Zdanowicz tienen un carácter particularmente único, ya que evalúan por separado cada importación y exportación de cada producto individual en cada país por separado, un ámbito sin precedentes para estos estudios.

El momento de estos estudios es particularmente propicio, ya que Estados Unidos está tratando ahora de hacer más difícil a las compañías a llevar a cabo la inversión de impuestos, una práctica según la cual las compañías mudan sus oficinas centrales legales a países con bajos impuestos en un esfuerzo por reducir sus gastos por concepto de tributos.

Muchas compañías están mudando sus oficinas centrales de Nueva York, California y Connecticut a Florida y Texas porque estos estados no tienen un impuesto estatal a los ingresos, explica Zdanowicz.

“Algunas compañías evitan pagar impuestos por medio de mudar sus oficinas corporativas al extranjero a través de la inversión de impuestos, y otras manipulan sus precios de comercio internacional, lo cual les permite permanecer en EEUU pero mudar sus ingresos gravables al extranjero”, dijo Zdanowicz.

Para combatir estas lagunas de gravamen, Zdanowicz recomienda reducir la tasa de impuestos, y de este modo eliminar el incentivo que la reubicación presenta para las compañías.

Zdanowicz se dedicó a la investigación de impuestos a inicios de la década de 1990, cuando recibió una subvención para hacer investigaciones para el Departamento del Tesoro y comenzó a trabajar en FIU en 1992. Su participación en el centro bancario de FIU facilitó una conversación continua con los bancos que parecían no estar seguros de cómo fluía exactamente el dinero y el gravamen de ciertos productos.

Zdanowicz es responsable del desarrollo del software necesario para analizar cada transacción comercial de EEUU registrada en la base de datos de Compraventa de Mercancías del Departamento de Comercio y detectar anormalidades en los precios de transacciones de importación y exportación.

  Comentarios