Inmigración

Menores de Centroamérica pueden obtener visas

Más de 51,000 menores procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras cruzaron la frontera sin sus padres durante el año fiscal 2014 huyendo de la violencia de pandillas, la pobreza y situaciones familiares de abuso. Archivo.
Más de 51,000 menores procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras cruzaron la frontera sin sus padres durante el año fiscal 2014 huyendo de la violencia de pandillas, la pobreza y situaciones familiares de abuso. Archivo. Getty Images

Activistas que defienden los derechos de los inmigrantes en Miami han lanzado una campaña para alentar a los padres que quieren traer hijos desde tres países centroamericanos a inscribirse en un nuevo programa a través del cual los menores pueden obtener visas de refugiado o permisos especiales de entrada a Estados Unidos.

Los grupos Organización Hondureña Francisco Morazán y Fraternidad Americana están promoviendo el programa en comunidades centroamericanas de Miami a manera de evitar otro posible éxodo de menores no acompañados similar al que abrumó la frontera con México el año pasado. Más de 51,000 niños procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras cruzaron la frontera sin sus padres durante el año fiscal 2014.

Francisco Portillo, presidente de la Organización Hondureña Francisco Morazán, dijo que su oficina está abierta a cualquier consulta en persona o por teléfono para aquellos que estén interesados en solicitar visas o permisos especiales en el marco del nuevo programa. Mientras tanto, Nora Sándigo, presidenta de Fraternidad Americana, dijo que planeaba grabar un vídeo de servicio público el sábado destinado a persuadir a la gente a inscribirse en el programa, y desalentarlos de pagar a contrabandistas de inmigrantes para que transporten a sus hijos de manera ilegal a Estados Unidos.

“Fraternidad Americana quiere hacer un llamado a los centroamericanos,” dice Sandigo, “a no arriesgar sus vidas tratando de llegar a Estados Unidos de manera illegal, mucho menos acompañados de niños”. Sandigo proyecta ofrecer la grabación a televisoras y radioemisoras en Centroamerica.

Por su parte, Portillo dijo: “Ahora que el programa está ya en vigor, estamos tratando de persuadir a la gente a utilizarlo en lugar de traer a sus hijos por la frontera”. La organización de Portillo se ubica en la Suite 207 del 757 de la 27 avenida del noroeste. El número de teléfono es el 305-643-5840.

Tanto Sándigo como Portillo dijeron que lanzaron sus campañas tanto porque quieren evitar otro éxodo desordenado y porque se han dado cuenta de que ha habido relativamente escasa respuesta al programa que anunció la administración del presidente Barack Obama el año pasado.

Portillo dijo que sabía de una sola persona que formalmente ha presentado una solicitud y tal vez media docena de otras que han expresado interés en el programa.

Ela López, una hondureña que vive en Miami, ha solicitado traer a su hija de 14 años de edad desde Tegucigalpa – la capital de Honduras 03 – después de que fue amenazada por las pandillas, dijo Portillo.

La mayoría de los menores que llegaron el año pasado a través de la frontera dijeron estar huyendo de sus países debido a la creciente violencia de las pandillas.

Bajo el programa anunciado en noviembre pasado, el Departamento de Estado estableció el programa para jóvenes de El Salvador, Guatemala y Honduras como una forma de “proporcionar una alternativa segura, legal y ordenada” al éxodo caótico y peligroso a través de la frontera, según la página web del Departamento de Estado.

El programa está disponible sólo para padres que están “legalmente en los Estados Unidos”, según el sitio web. Activistas de derechos de los inmigrantes dicen que esto significa que los padres deben ser ciudadanos o residentes o que tengan el Estatus de Protección Temporal (TPS ). El TPS se ha otorgado a miles de inmigrantes indocumentados de Honduras y El Salvador a raíz de desastres naturales en esos países. Los guatemaltecos no tienen TPS.

La página web no dice cuáles son los requisitos para demostrar que los hijos de los solicitantes puedan calificar para una visa de refugiado, pero los activistas dicen que las amenazas de las pandillas probablemente servirían como prueba de persecución.

El sitio web dice que si los jovenes son rechazados para una visa de refugiado, podrán solicitar también el permiso especial conocido en inglés como parole. Las solicitudes sólo se pueden presentar a través de una de la media docena de organizaciones en el área de Miami que están incluidas en una larga lista de grupos seleccionados por el Departamento de Estado para procesar las solicitudes.

Los hijos solteros menores de 21 años pueden beneficiarse del programa, dice la página web. “Bajo ciertas circunstancias”, que no se explican en el sitio web, un padre o madre que está en América Central también puede agregarse a la solicitud del joven menor de 21 años.

Una vez que la solicitud sea presentada por una de las organizaciones aprobadas, los jóvenes serán contactados por funcionarios a cargo del prograna y convocados a una entrevista en sus propios países después de que una prueba de ADN confirme la relación con los padres en Estados Unidos.

Si el joven solicitante es aprobado para una visa de refugiado, el gobierno estadounidense se encargará de arreglar su viaje a Estados Unidos, siempre y cuando los padres firmen un pagaré comprometiéndose a reembolsar los gastos a Washington. Si el solicitante es rechazado para la visa de refugiado, entonces será considerado para un parole por razones humanitarias o de interés público, según el sitio web del Departamento de Estado.

Los padres de los jóvenes aprobados para un parole tendrán que solventar el viaje de los jovenes a los Estados Unidos.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios