Inmigración

Decepción tras anuncio de retraso de medidas sobre reforma migratoria

El anuncio dado a conocer el sábado de que el presidente, Barack Obama, no tomará medidas ejecutivas sobre la reforma migratoria hasta después de las elecciones legislativas de noviembre ha causado una “profunda decepción” entre los grupos en California que promueven la legalización de los inmigrantes.

El portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA, en inglés), Jorge Mario Cabrera, calificó de “decepcionante” la “decisión mal informada” de Obama mediante la cual posterga un alivio migratorio para millones de indocumentados en el país.

“Los cambios administrativos para que millones emerjan de las sombras del quebrantado sistema migratorio son necesarios ahora, no mañana”, enfatizó el representante de CHIRLA, una de las entidades que de este estado que ha ejercido presión al mandatario para que modifique el actual sistema migratorio.

Cabrera aseguró que el resultado de este nuevo incumplimiento del presidente hacia la comunidad inmigrante se dejará sentir de forma adversa para sus intereses en las próximas elecciones legislativas, que se realizarán en el mes de noviembre.

“Estamos tristes por esa decisión del presidente, porque después de su promesa de tomar una acción ejecutiva no es lo que esperábamos”, dijo a Efe por su parte Martha Arévalo, directora Ejecutiva del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

“Las palabras del presidente no significan mucho y los hechos nos indican que a nuestra comunidad inmigrante no se les respeta, no importan”, lamentó Arévalo, quien recordó que durante el mandato de Obama han sido deportados más de 2 millones de indocumentados.

Para Nativo López, dirigente de la organización Hermandad Mexicana, el anuncio “demuestra que el interés del partido demócrata no concuerda con los intereses del pueblo migrante”, y por ello invocó a la comunidad hispana “a inscribirse como votantes independientes”.

Armando Vázquez Ramos, profesor de Estudios Chicanos en la Universidad Estatal de California en Long Beach (CSULB), señaló que “el liderazgo del partido demócrata piensa más en votos” que en detener las deportaciones y expresó que el tema de la reforma migratoria se ha convertido en una “recurrente” promesa por parte de Obama.

“Una vez más el presidente nos ha traicionado”, manifestó el académico, quien opinó que el debate de la reforma migratoria se realizará recién con miras a las elecciones presidenciales de 2016.

En junio, y ante el bloqueo por parte de los republicanos en el Congreso que dominan la Cámara de Representantes, Obama aseguró que al finalizar el verano tomaría medidas ejecutivas para reformar el sistema migratorio y con las que trataría de solucionar la situación de los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula hay en el país.

No obstante, fuentes de la Casa Blanca dieron a conocer que el mandatario buscará reformar el sistema migratorio de manera “sostenible”, pero que dicho anuncio será postergado hasta “antes del final del año”.

“Debido a la extrema politización de este asunto, el presidente cree que sería dañino para la propia medida y las perspectivas a largo plazo de una reforma migratoria integral anunciar una acción ejecutiva antes de las elecciones”, afirmó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.

Entre las medidas que baraja el presidente figura la ampliación del alcance del programa de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), puesta en marcha por su administración dos años atrás y que ha otorgado permisos de trabajo para más de 520.000 jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños.

Los críticos al presidente han asegurado que este alivio migratorio es la causa principal del arribo masivo de menores no acompañados procedentes de Centroamérica a través de la frontera sur, y que han propiciado una “crisis humanitaria” en el país.

  Comentarios