Inmigración

Educar a estudiantes inmigrantes es un reto, según expertos

Estudiante de la escuela Miami Jackson Adult Education habla sobre el programa de GED

Lucia Rondóm, estudiante de la escuela Miami Jackson Adult Education, habla sobre el programa de GED
Up Next
Lucia Rondóm, estudiante de la escuela Miami Jackson Adult Education, habla sobre el programa de GED

Para las escuelas públicas en Estados Unidos, educar a niños y jóvenes inmigrantes puede ser un desafío, especialmente en las secundarias.

Algunos adolescentes llegan con una sólida formación académica y créditos suficientes para encaminarlos a su graduación, mientras que otros están atrasados en la escuela y no hablan inglés.

Sin embargo, las escuelas están obligadas por la ley a aceptar a todos los estudiantes, sin importar su estado migratorio o si saben o no el idioma. La cuestión de cómo educar a estos niños se ha vuelto más urgente después de la ola de menores no acompañados que ingresaron al país a partir del 2014.

Los expertos dicen que no hay una solución única para todos, pero algunas de las estrategias diseñadas por los distritos escolares han provocado críticas e incluso demandas de grupos de asesoría legal y de defensores de los derechos de los inmigrantes.

En Florida, el grupo nacional de defensa de los derechos civiles Southern Poverty Law Center demandó al Distrito Escolar del condado de Collier en el 2016 por impedir que los adolescentes inmigrantes se inscribieran en la secundaria y, en su lugar, los enviara a programas de educación para adultos. El caso está en curso en un tribunal federal. Las escuelas públicas en al menos 35 distritos escolares de 14 estados han desalentado o impedido la inscripción de estudiantes inmigrantes o los envían a programas alternativos, según descubrió una investigación del 2016 de Associated Press.

En Miami-Dade, cientos de adolescentes inmigrantes han terminado en programas de educación para adultos, algunos de los cuales se imparten en español y donde solo pueden obtener un diploma general de equivalencia de escuela secundaria (GED). Este año lectivo, aproximadamente 1,000 de los 5,000 jóvenes recién llegados que se registraron en el distrito escolar se inscribieron en un programa de GED en español.

Las autoridades escolares de Miami-Dade consideran los programas GED en español una buena opción para los inmigrantes de 16 y 17 años a quienes ellos preveen se les dificultaría acumular los créditos de secundaria y aprobar los exámenes estandarizados exigidos por el Estado de Florida para graduarse.

Carlos Ríos, director de la escuela secundaria Miami Jackson, habla sobre el programa de GED.

Y mientras los administradores escolares insisten en que los estudiantes son los que eligen ir a los programas GED, el Miami Herald y el Nuevo Herald descubrieron que los adolescentes inmigrantes han sido guiados e incluso empujados a inscribirse en la educación de adultos, a menudo sin tener la oportunidad de asistir a una escuela secundaria regular.

Aunque el programa GED en español, llamado Success Management Academies, se enseña en las escuelas secundarias durante el día y ofrece algunos cursos de inglés como segundo idioma, los estudiantes no están en clases con alumnos de habla inglesa y algunos dijeron que se sentían aislados.

Grupos proinmigrantes sostienen que el Distrito Escolar de Miami-Dade debería encontrar soluciones más inclusivas que permitan a los adolescentes inmigrantes graduarse de la escuela secundaria.

"Hay gente que siempre está diciendo que los inmigrantes no aprenden inglés y no se integran. Bueno, si queremos inmigrantes adultos completamente integrados y que hablen inglés, entonces no deberíamos obstaculizar sus posibilidades de integrarse y aprender el idioma a la edad más temprana posible, que es cuando llegan aquí y pueden ir a la escuela ", dijo María Rodríguez, directora de la Coalición de Inmigrantes de la Florida.

Algunas de las más de dos docenas de estudiantes que hablaron con el Herald/el Nuevo Herald dijeron que esperaban asistir a una escuela secundaria regular, en parte porque querían adaptarse en Estados Unidos y aprender inglés más rápidamente haciendo amistad con estudiantes estadounidenses.

"Esto me hace pensar en separados pero iguales, excepto que al parecer aqui no hay mucha igualdad", agregó Rodríguez, refiriéndose a la antigua doctrina de la segregación racial en los Estados Unidos.

Sin embargo, encontrar una solución no es una tarea fácil y podría representar una presión financiera adicional sobre los ya limitados recursos de las escuelas públicas.

Miami-Dade es el cuarto distrito escolar más grande del país con aproximadamente 350,000 estudiantes, de los cuales unos 67,000 son estudiantes que están aprendiendo inglés. El Distrito Escolar estima que cuesta $2,700 adicionales anuales para educar a cada estudiante que aprende inglés. Aunque la portavoz del Distrito, Daisy González-Diego, hizo hincapié en que los fondos no influyen en si los estudiantes son inscritos en programas GED o en escuelas secundarias tradicionales, la falta de recursos sí limita los servicios que el Distrito Escolar puede proporcionar a los adolescentes inmigrantes en general.

Estudiante de Miami Jackson Adult Education, Herminio Aquino, habla sobre el programa de GED.

Un tipo diferente de escuela

Algunas ciudades, incluida la ciudad de Nueva York, tienen escuelas especiales diseñadas para satisfacer las necesidades de los inmigrantes recién llegados. Internationals Network For Public Schools, por ejemplo, trabaja con más de dos docenas de escuelas en todo el país que atienden principalmente a jóvenes inmigrantes.

En estas escuelas, los inmigrantes aprenden inglés y se preparan para la universidad al mismo tiempo que utilizan su lengua materna y aprovechan la educación que recibieron en su país de origen, dijo Marguerite Lukes, directora de investigación e innovación. Los estudiantes pueden realizar un proyecto en su idioma natal, por ejemplo, o analizar el trabajo en clase con un compañero en su idioma, dijo.

"Es posible que veas a un par de estudiantes hablando entre ellos en árabe, realizando un proyecto sobre historia de Estados Unidos", dijo Lukes, quien también es autora de un libro sobre algunos de los problemas que enfrentan los adolescentes inmigrantes llamado La juventud inmigrante latina y la educación interrumpida: desertores escolares, soñadores y caminos alternativos a la universidad.

Las escuelas como las de Internationals Network demuestran que los estudiantes inmigrantes recién llegados pueden tener éxito en la secundaria, agregó Lukes.

"Sabemos que si se hace la inversión y el esfuerzo y ​​se reconsidera lo que se está haciendo, puede mostrar mucho más éxito con los estudiantes", dijo.

El mejor enfoque para abordar las necesidades de los inmigrantes que han llegado recientemente depende en parte de su nivel de escolaridad, dijo Pedro Noguera, profesor de Educación en la Escuela de Graduados de Educación e Información de UCLA. Los estudiantes que están bien educados en su lengua materna suelen aprender inglés rápidamente, dijo, y deben integrarse en las escuelas tradicionales. Pero para los estudiantes que están atrasados académicamente, una escuela para recién llegados como los de Internationals Network podría ser una mejor opción, dijo.

"Los estudiantes con educación formal interrumpida que no saben leer y escribir en su idioma a menudo se benefician de estar en una escuela para recién llegados, especialmente si los maestros son expertos en la enseñanza del idioma", dijo.

Pero este enfoque también tiene sus críticos. Rodríguez, de la Coalición de Inmigrantes de la Florida, opinó que el programa aún equivale a una forma de segregación.

"Aún así los estás separando", dijo. "Debemos darles una educación [en una escuela secundaria regular], permitirles aprender inglés y brindarles las mismas oportunidades para que exploren como los demás estudiantes".

Al preguntársele si el Distrito Escolar de Miami-Dade ha considerado alternativas a los programas GED como el modelo de Internationals Network o dar más apoyo en inglés en escuelas secundarias tradicionales, González-Diego dijo que el Distrito Escolar ya tiene un programa sólido de inglés para hablantes de otros idiomas (ESOL). El programa incluye clases de lectura y artes lingüísticas, así como el empleo de maestros ayudantes, dijo.

"Los programas de ESOL de preescolar a grado 12 del distrito se enfocan continuamente en proporcionar apoyo a través de una variedad de medidas para ayudar a todos los estudiantes que tienen el objetivo de adquirir un diploma", dijo González-Diego.

Sin embargo, como apoyo adicional, González-Diego dijo que al Distrito Escolar le gustaría que el estado de Florida financiara cursos intensivos de inglés para inmigrantes recién llegados.

Exámenes en varios idiomas

Algunos estados ofrecen pruebas estandarizadas no solo en inglés, sino también en otros idiomas. En Nueva York, por ejemplo, los estudiantes que todavía están aprendiendo inglés pueden obtener traducciones escritas de los exámenes o, si el examen no está disponible en su idioma, pueden recibir una traducción oral.

La amplia ley federal de educación conocida como Every Student Succeeds Act, aprobada en el 2015, estipula que los estados con un número significativo de estudiantes de idioma inglés que tengan la misma lengua materna deben "hacer todos los esfuerzos" para ofrecer exámenes estandarizados en ese idioma.


En Florida, el Distrito Escolar de Miami-Dade ha abogado porque la Legislatura estatal brinde a los estudiantes inmigrantes más opciones para obtener diplomas estándar de secundaria, lo que incluye permitirles tomar en español las evaluaciones estatales requeridas para la graduación.

"Las Escuelas Públicas del Condado de Miami-Dade siempre han deseado asegurar que los inmigrantes recién llegados reciban un diploma de secundaria y apoyarían buenas propuestas legislativas o regulaciones con ese fin", dijo González-Diego.

El Departamento de Educación de Florida no respondió a preguntas del Herald/el Nuevo Herald sobre el tema, pero de acuerdo con un informe del 2017 de Education Week, los funcionarios estatales se han mostrado reacios a proporcionar pruebas estandarizadas en otros idiomas, excepto inglés. Aunque en Florida viven más de 250,000 estudiantes que están aprendiendo inglés, muchos de los cuales hablan español o creole, los funcionarios de educación de Florida han argumentado que la Constitución del estado establece el inglés como idioma oficial.

Después de que el Herald/El Nuevo Herald indagara sobre las políticas del Distrito Escolar de Miami-Dade, González-Diego dijo que Miami-Dade está planeando revisar el programa GED en español y hacer algunos cambios, incluyendo una verificación de que los padres hayan aceptado enviar a sus hijos al programa alternativo.

"Aunque el programa fue creado con intenciones honestas, hay espacio para garantizar su integridad", dijo.

Tatyana Kleyn, profesora del City College de Nueva York que estudia educación para inmigrantes, dijo que una de las claves para proporcionar educación a los estudiantes inmigrantes es la flexibilidad. Los alumnos pudieran necesitar permanecer en la escuela secundaria después de los 18 años, tener más tiempo para aprobar exámenes estandarizados o tener opciones en una agenda escolar que se adapte a sus necesidades, dijo.

En Florida no hay leyes que establezcan un límite máximo de edad tras el cual los estudiantes deben abandonar la secundaria. El Distrito Escolar de Miami-Dade considera los límites de edad "caso por caso", dijo González-Diego.

Para Kleyn, los distritos escolares tienen la responsabilidad de encontrar los recursos necesarios para educar a los adolescentes recién llegados.

"Es nuestra responsabilidad servirles", dijo Kleyn, refiriéndose a las escuelas de todo el país. "No podemos decir, 'Oh, solo estamos sirviendo a estudiantes monolingües'. Así no es como funciona nuestro sistema de escuelas públicas”.

El trabajo de Lena Jackson fue posible gracias a una beca de International Women's Media Foundation's Howard G. Buffett Fund for Women Journalists.
  Comentarios