Inmigración

Consulados de EEUU ‘abusan de su discreción’ para reducir la inmigración legal, dicen abogados

Estos consejos te ayudarán en tu entrevista de inmigración con USCIS

Estos consejos pueden ayudarte si tienes que pasar una entrevista de inmigración con funcionarios de USCIS.
Up Next
Estos consejos pueden ayudarte si tienes que pasar una entrevista de inmigración con funcionarios de USCIS.

Para un hombre del sur de la Florida, medio millón de dólares no fue suficiente.

Para que este ciudadano naturalizado pudiera traer a sus padres con visa de inmigrante, el Departamento de Estado le pidió pruebas de que tenía al menos cuatro veces la cantidad de dinero que la ley exige. En su caso, la ley federal indica que el hombre solamente tenía que demostrar que tenía $220,000 en activos, pero el gobierno federal le exigió pruebas de que tuviera $1 millón.

“Eso es como una película de Austin Powers”, dijo al Miami Herald la abogada del hombre, Tammy Fox-Isicoff. “La embajada quiere prueba de $1 millón en activos para que sus padres puedan emigrar a Estados Unidos, lo que no se apega a la ley. Ahora dígame que esta administración no está tratando de detener hasta la inmigración legal”, dijo la abogada.

No se sabe cómo las autoridades federales calcularon la exigencia del $1 millón. Abogados dicen que esa cifra “sencillamente se la sacaron de la manga” y que es “un abuso total de la discreción” de un consulado estadounidense.

Los abogados dicen que ese tipo de decisiones, en que los funcionarios consulares toman decisiones por su propio juicio, en vez de apegarse a las normas federales, son cada vez más comunes en los consulados estadounidenses en todo el mundo.

“Mi cliente claramente cumple todos los requisitos. La decisión es arbitraria y caprichosa, y muestra que los consulados abusan de su discreción, que no se puede apelar en los tribunales”, dijo Fox-Isicoff.

No existe un proceso de apelación para la negativa a conceder visas de inmigrante. La única forma que los abogados de inmigración pueden cuestionar este tipo de decisión es si tiene “interrogantes legales” sobre la decisión de un funcionario consular y se debe hacer a través de LegalNet, una oficina del Departamento de Estado.

LegalNet no revisa las conclusiones de ningún caso, y según el caso Kerry vs Din, ventilado en la Corte Suprema federal, las decisiones de los consulados estadounidenses no se pueden impugnar en los tribunales.

El Miami Herald obtuvo copias censuradas de documentos del caso del cliente de Fox-Isicoff. El nombre del reclamante no se publica debido a preocupaciones de privacidad.

El cliente de Fox-Isicoff es un hombre de unos 30 años y de Hollywood, Florida, está casado y tiene dos hijos. El individuo, que tiene una maestría de la Universidad de la Florida, solicitó traer a sus padres, quienes son ingenieros en Uzbekistán, para que lo ayudaran a él y a su esposa a criar sus dos hijos pequeños.

Las leyes de inmigración indican que los funcionarios consulares estudian “todas las circunstancias del solicitante”, como edad, estado de salud, estatus familiar, formación, activos, recursos y estatus financiero”, además de la “declaración jurada de apoyo económico”, el affidavit of support.

Esta declaración jurada es un documento legalmente vinculante que los “patrocinadores financieros” tiene que firmar para asegurar que el gobierno de Estados Unidos no tenga que hacerse cargo de mantener al inmigrante. En el caso del hombre de Hollywood, su copatrocinador es un amigo cercano de la familia que gana $150,000 anuales, seis veces el mínimo exigido.

“Después de la entrevista y evaluar todas las circunstancias del solicitante, el funcionario consular no quedó convencido de que la persona no será carga pública en Estados Unidos”, escribió en un correo electrónico la embajada de Estados Unidos en Taskent, Uzbekistán, a Fox-Isicoff. “Si el reclamante desea que se vuelva a evaluar la decisión, necesita demostrar que tiene activos de $1,000,000”.

El término “carga pública” se define en la ley como una persona que se considera que depende en lo fundamental del gobierno, ya sea a través de asistencia con dinero en efectivo, cupones de alimentos, compensación por discapacidad o ingreso para su cuidado a largo plazo a costa del gobierno.

Los documentos muestran que el reclamante tiene activos superiores a $470,000. Sus ingresos brutos el año pasado fueron de $48,000 y su copatrocinador gana $150,000 anuales.

“Muy pocas personas tienen activos de $1 millón”, dijo Fox-Isicoff. “Si esto es un caso de carga pública todos estamos en problemas”.

Cuando Fox-Isicoff impugnó la decisión en LegalNet, la oficina concordó con la decisión del consulado, según correos electrónicos..

“Mi cliente está tratando ahora de vender sus propiedades para cumplir la absurda decisión no apelable de un millón de dólares”, dijo Fox-Isicoff.

Este caso no resulta una sorpresa para otros abogados de inmigración. Marlene Markowitz dijo que un cliente, un escritor del sur de la Florida, tenía una propiedad de inversión de $1 millón y con todo y eso no cumplió los requisitos para traer a su esposa de Sudamérica con una visa de inmigrante.

“Esa persona es millonaria, e incluso así no cumplió los requisitos, según el funcionario consultar”, dijo Markowitz. “Tiene $500,000 en el banco, pero el gobierno le pidió pruebas adicionales. Estas decisiones las toma el funcionario consular asignado al caso y esa persona tiene un poder de discreción total”.

Con las políticas de inmigración de línea dura del gobierno del presidente Donald Trump, abogados de inmigración dicen que negar visas de inmigrante a pesar de que el reclamante cumple los requisitos, es una forma creativa del gobierno para “separar familias de otra forma”, así como “un esfuerzo por entorpecer el proceso” por parte del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS). Esa agencia está bajo el control del Departamento de Seguridad Nacional, que administra el sistema de inmigración y naturalización.

“La realidad es que cada vez es más difícil inmigrar a Estados Unidos, incluso legalmente”, dijo la abogada Markowitz. “La separación de las familias es solamente uno de los daños colaterales”.

463680500.JPG
Una ciudadana estadounidense recién jurada retiene su documentación durante una ceremonia de naturalización organizada por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración en el Parque Nacional Biscayne el 17 de febrero de 2015 en Homestead, Florida. Joe Raedle Getty Images

En otro caso en Miami-Dade, a un ex militar discapacitado que ahora trabajada de cartero le negaron la posibilidad de traer a sus familiares inmediatos sobre la base de la declaración jurada de apoyo económico.

El consulado de Estados Unidos en Perú informó que negaron la visa porque no podía usar los pagos que recibe como ex militar, unos $20,000 anuales, que no son gravables, como prueba de ingresos.

“Es claramente una decisión que constituye un abuso de discreción, es un área gris”, dijo Isicoff. “Es inconcebible que una embajada impida a un ex militar discapacitado usar los pagos que recibe del gobierno. Es una bofetada”.

Glorily López, abogada de inmigración de Wisconsin, dijo al Miami Herald que “el abuso de la discreción ha llegado a su mayor nivel” con sus clientes en Bogotá.

“Fue algo casi risible: el funcionario le dijo a mis clientes que sus documentos no cabían por la abertura en el vidrio de la ventanilla consular, y que eran ‘demasiados papeles’ ”, dijo López. “Tuvimos que pedir ayuda a nuestro senador para que revisen el caso”.

El caso que maneja López es de un cliente, un empresario ciudadano estadounidense que quiere traer a su prometida de Colombia.

“La gente se está desalentando”, dijo López. “Todos sabemos que el gobierno quiere un muro en la frontera con México. Pero como no ha podido construirla, ha echado mano a este muro invisible para tratar de restringir la inmigración legal”.

  Comentarios