Cuba

Posibles sanciones de EEUU a empresas militares, un golpe a la economía cubana

Un automóvil clásico pasa frente al hotel Four Points by Sheraton en La Habana, Cuba, administrado por la cadena hotelera estadounidense Starwood y propiedad de Gaviota, parte del conglomerado militar conocido como GAESA, en una foto de archivo de junio del 2016.
Un automóvil clásico pasa frente al hotel Four Points by Sheraton en La Habana, Cuba, administrado por la cadena hotelera estadounidense Starwood y propiedad de Gaviota, parte del conglomerado militar conocido como GAESA, en una foto de archivo de junio del 2016. AP

Los legisladores cubanoamericanos están presionando para que el gobierno del presidente Donald Trump imponga restricciones a los negocios de compañías estadounidenses con compañías cubanas controladas por los militares, como parte de una nueva política hacia Cuba que se espera se anuncie esta semana en Miami.

La Casa Blanca confirmó este lunes que la propuesta está bajo consideración, aunque una vocera aclaró que era “una entre muchas posibilidades que se están discutiendo”.

Pero, ¿cuáles son esas compañías y cuán presentes están en las actividades económicas en la isla? La realidad es que están casi en todas partes.

Por ejemplo, si usted es un viajero estadounidense en Cuba y compra una botella de agua en un supermercado, o un souvenir en una tienda, alquila un auto y se hospeda en un hotel, es probable que esté contribuyendo sin saberlo al enriquecimiento del conglomerado de compañías militares que controla casi el 60 por ciento de la economía cubana, según estiman expertos.


El Grupo de Administración Empresarial S.A. es el brazo económico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y controla más de 50 empresas, aunque su número preciso es difícil de determinar.

El grupo está presente en casi todos los sectores lucrativos del país y controla cadenas de hoteles, agencias de alquiler de autos para turistas, bancos, servicios de tarjetas y envíos de remesas, supermercados, cadenas de tiendas, inmobiliarias, agencias de venta de automóviles, gasolineras, empresas de importación y exportación, navieras, empresas de construcción, almacenes y hasta una aerolínea.

Al frente de todo este emporio está el general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, yerno de Raúl Castro.

Una de sus compañías más conocidas es la cadena hotelera Gaviota, que posee cerca de 29,000 habitaciones en todo el país y que acapara casi el 40 por ciento del turismo que llega a la isla.

Gaviota ha asegurado contratos de gestión para el 83 por ciento de sus habitaciones con varias cadenas internacionales, entre ellas la estadounidense Starwood, de Sheraton, que actualmente administra el Four Points by Sheraton en La Habana. Este contrato, autorizado por el gobierno del entonces presidente Barack Obama, podría peligrar con el cambio de política.

De Gaviota es también el Gran Hotel Manzana en la capital, primer hotel de lujo de Cuba gestionado por el grupo suizo Kempinski. Las tiendas de marcas exclusivas—Montblanc, Versace, Armani— en su planta baja pertenecen al Grupo Empresarial CIMEX, también subordinado a GAESA, gracias a una poco publicitada absorción en el 2010.

Con CIMEX, el mayor conglomerado comercial de la isla fundado por el Ministerio del Interior, GAESA adquirió no sólo servicios financieros y cadenas de tiendas, sino también capacidad de importación y exportación.


Las restricciones para hacer negocios con empresas militares no impactarían solamente al turismo, porque GAESA abarca muchos sectores de la economía, con algunas excepciones, como las telecomunicaciones y la agricultura.

Por ejemplo, Almacenes Universales S.A controla la terminal de contenedores del Puerto del Mariel, a donde se ha redirigido gran parte de los cargamentos que llegaban al Puerto de La Habana. (La terminal la construyó el conglomerado brasileño Odebrecht con dinero facilitado por el gobierno de la entonces presidenta Dilma Rousseff).

Western Union, la compañía de envíos de remesas, usa la infraestructura de Fincimex (Financiera Cimex) para el envío de remesas a Cuba. Fincimex —encargada del procesamiento de las tarjetas internacionales de Visa y Mastercard en la isla— es agente de Western Union, según un comunicado de esa compañía.

Fincimex también trabaja con otras empresas de envíos de remesas como VaCuba. Airbnb, la compañía de alquiler de habitaciones que ha tenido un gran auge en Cuba, podría verse afectada en la medida que VaCuba utilice a Fincimex para pagar a los dueños de casas y apartamentos que operan en la isla. Airbnb declinó comentar para esta historia.

Los orígenes de GAESA se remontan a fines de la década de 1980. Pero a partir de que Raúl Castro relevara a su hermano Fidel al frente del país en el 2006, los militares comenzaron a asumir mayor protagonismo en el gobierno y sus empresas, con fama de ser más eficientes que las estatales, comenzaron a expandirse.

En el 2016, GAESA continuó su agresiva expansión, con la incorporación de Habaguanex —la compañía que gestionaba hoteles, tiendas y restaurantes en la popular zona turística del casco histórico de la Habana Vieja— y el Banco Financiero Internacional (BFI).

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

La reportera de Miami Herald Patricia Mazzei contribuyó a este reportaje.

  Comentarios