Cuba

¿Qué significa un liderazgo colectivo en la cúpula del gobierno de Cuba?

Asamblea Nacional de Cuba recibe propuesta de nueva constitución, se va zar de reformas

El Parlamento cubano aprueba el gabinete de Díaz-Canel con muchos de los ministros de Raúl Castro, pero se va zar de las reformas económicas.
Up Next
El Parlamento cubano aprueba el gabinete de Díaz-Canel con muchos de los ministros de Raúl Castro, pero se va zar de las reformas económicas.

Para esta época el próximo año, con una nueva constitución, es posible que Cuba tenga un primer ministro, un presidente de la república y otro presidente que sea a la vez jefe del parlamento y del Consejo de Estado.

Esa estructura es un pronunciado alejamiento de la estructura de poder en los decenios recientes, cuando Raúl Castro —y el ya fallecido Fidel Castro — fueron presidentes del Consejo de Estado y del Consejo de Ministro, además de liderar el Partido Comunista. Desde abril, Miguel Díaz-Canel ha sido presidente de los consejos de Estado y de Ministros, y Raúl Castro sigue al frente del poderoso aparato del partido.

Aunque el Partido Comunista seguirá siendo la fuerza dominante en el país, analistas de asuntos cubanos dicen que esperan que el presidente de la república tenga mucha más influencia que el nuevo cargo de primer ministro, quien se espera que sea un tecnócrata a cargo de las operaciones diarias del gobierno, y que el doble presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el Consejo de Estado.

La Asamblea Nacional, el parlamento cubano, aprobó recientemente el borrador de una nueva constitución, que reemplazará una Carta Magna estilo soviético aprobada en 1976. Pero todavía deberá someterse a un proceso de aprobación y un referendo nacional, probablemente el próximo año.

Sp_Cuba Government-GIOE5EID8.1.jpg
Un diputado de la Asamblea Nacional estudia la propuesta modificación de la Constitución cubana, en La Habana, el 21 de julio del 2018. Legisladores cubanos aprobaron el gabinete del presidente Miguel Diaz-Canel, que mantuvo en sus cargos a la mayoría de los ministos del gobierno de Raúl Castro. Abel Padrón Agencia Cubana de Noticias vía AP

Si se aprueba, como se espera, Castro y Díaz-Canel probablemente se mantendrán como las dos figuras clave del gobierno cubano. Castro dijo que espera que Díaz-Canel lo reemplace cuando su período al frente del partido concluya en el 2021. Mientras tanto, Díaz-Canel ha reconocido que tendrá en Raúl “un guía lúcido e incansable”.

“Claramente, Díaz-Canel ha sido seleccionado”, dijo William LeoGrande, profesor de la American University especializado en temas cubanos. “La creación del cargo de primer ministro, que se centrará en el trabajo de los ministerios y en asegurar que el programa de reforma económica se implemente, tiene mucho sentido”.

No obstante, habrá algunos cambios significativos. En este momento, Díaz-Canel es a la vez jefe del Estado y del gobierno. En la nueva constitución, esas funciones quedarían separadas.

“La idea es crear una forma más colectiva de dirección dentro del marco de un Estado unipartidista. No veo esto tanto como una separación de poder como una diferenciación de funciones”, dijo Arturo López-Levy, ex analista de la inteligencia cubana y conferencista en la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande. “El presidente estará más a cargo de proyectos estratégicos y de fijar metas de desarrollo”.

Díaz-Canel ha hablado con frecuencia de un liderazgo colectivo y una de las primeras cosas que hizo después de ser nombrado presidente fue visitar fábricas, escuelas, clínicas y vecindarios en La Habana y las provincias para pedir ideas y sugerencias al pueblo.

De manera muy parecida a la constitución china, el nuevo primer ministro cubano quedará por debajo del presidente de la república, la figura más poderosa. Pero a diferencia de China, que en la revisión de su constitución en marzo del 2018 eliminó los límites de períodos que pueden servir el presidente y el vicepresidente, Cuba ha impuesto un máximo de 10 años.

Cuba todavía no ha publicado el texto completo del borrador de la constitución. Pero a partir de las discusiones en la Asamblea nacional y las partes del texto que se dieron a conocer, esta es la forma en que parece que se organizará el gobierno cubano en el futuro y las funciones de sus líderes:

Presidente de la república: Será el jefe de Estado y tomará decisiones estratégicas sobre el desarrollo y la dirección del país.

El Parlamento cubano aprueba el gabinete de Díaz-Canel con muchos de los ministros de Raúl Castro, pero se va zar de las reformas económicas.

Para ocupar este cargo, los candidatos deben ser miembros de la Asamblea Nacional y cubano de nacimiento. El cargo también tiene restricciones de edad: la persona debe haber cumplido por lo menos 35 años y no puede ser mayor de 60 al comienzo de su primer período. El cargo de vicepresidente no tiene límite superior de edad, pero también debe ser diputado a la Asamblea Nacional.

El presidente también estará limitado a dos períodos consecutivos. Eso garantiza virtualmente que cualquier presidente a futuro será escogido de las generaciones nacidas después de la revolución de 1959.

En vez de ser elegido por voto directo, el presidente y el vicepresidente serán elegidos por la Asamblea Nacional.

Durante el debate en la Asamblea Nacional, Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado, dijo que con su sistema de colegio electoral Estados Unidos tampoco elige a su presidente por voto directo. “Nadie se cuestiona eso”, afirmó.

El presidente de la república tendrá algunas de las responsabilidades que en este momento corresponden al presidente de los consejos de Estado y de Ministros, pero en la nueva constitución le asignan otras.

Entre ellas: la autoridad de otorgar y retirar la ciudadanía cubana, entregar condecoraciones y títulos honorarios a nombre de Cuba, amnistiar a personas, presidir el Consejo de Defensa Nacional, decretar movilizaciones generales y emergencias por desastres nacionales, proponer a la Asamblea Nacional y al Consejo de Estado declaraciones de guerra o estado de guerra, convocar a reuniones del Consejo de Estado, firmar leyes y decretos ley, y promover a altos oficiales de las fuerzas armadas.

Otro cambio interesante es que si el presidente y el vicepresidente de la república no pueden cumplir sus funciones, el presidente de la Asamblea Nacional asume esa autoridad hasta que la Asamblea Nacional escoja a otro presidente.

Primer ministro: También tiene que ser miembro de la Asamblea Nacional y servirá como jefe de gobierno durante un período de cinco años.

El presidente propondrá al primer ministro, quien debe ser aprobado por una mayoría absoluta de la Asamblea Nacional, de 605 legisladores.

En este momento, el presidente nombra y preside el Consejo de Ministros o gabinete. Según la nueva constitución, el primer ministro dirigirá y convocará a las reuniones del Consejo de Ministros, el principal cuerpo administrativo y ejecutivo en la isla.

¿A qué se debe el cambio?

Funcionarios del gobierno dicen que los cambios tienen por fin mejorar la eficiencia y la rendición de cuentas.

La economía cubana creció solamente 1.1 por ciento en la primera mitad de este año. La continuidad del suministro de petróleo venezolano está en dudas y el proceso de reformas económicas se ha estancando.

“En la forma de gobierno actual ha habido cuellos de botella”, dijo López-Levy. “El desempeño del primer ministro se medirá por lo bien que maneje la economía”, agregó.

“El primer ministro será como un jefe de operaciones que asegure que los burócratas sigan las políticas aprobadas”, dijo LeoGrande.

Esta no es la primera vez que Cuba tiene un primer ministro. Fidel Castro fue primer ministro entre 1959 y 1976, el último años que se modificó la constitución cubana. Después de eso, Castro asumió el control total del gobierno, que cedió a su hermano Raúl cuando enfermó en el 2006.

En 1992 se discutió reactivar el cargo de primer ministro”, pero no creo que Fidel Castro quería diluir su poder”, dijo LeoGrande.

Presidente de la Asamblea Nacional y el Consejo de Estado: Este nuevo cargo combinado alineará más el trabajo de la Asamblea Nacional con el Consejo de Estado. No solamente la misma persona presidirá las dos entidades, sino que tendrán un vicepresidente y secretario comunes.

Mientras que la Asamblea Nacional se reúne dos veces al año, excepto cuando se convoca a un período extraordinario de sesiones, el Consejo de Estado está en funciones permanentemente, y decreta leyes, ratifica acuerdos y tratados cuando la Asamblea Nacional no está en sesiones.

El Consejo de Estado mantendrá esta autoridad, según el gobierno, pero no ha entregado muchos detalles sobre cómo funcionará la nueva estructura.

“Me atrevo a especular que tener dos presidentes [de la república y de la Asamblea Nacional y el Consejo de Estado] tiene por fin alinear mejor los poderes legislativo y ejecutivo”, explicó LeoGrande.

“El Consejo de Estado cederá la mayoría de sus funciones ejecutivas”, dijo Carlos Alzugaray, un diplomático cubano retirado.

En este momento hay cierta repetición en las responsabilidades de los 31 miembros del Consejo de Estado y los 32 del Consejo de Ministros.

Pero según la propuesta, los que integran el Consejo de Ministros no podrán integrar el Consejo de Estado. Los que pertenecen a la judicatura, el consejo electoral o cuerpos de control del Estado, como la Contraloría General de Cuba, no pueden servir tampoco en el Consejo de Estado, dijo Acosta, secretario de esa entidad.

La Asamblea Nacional determinará la cantidad de miembros que tendrá el Consejo de Estado futuro, dijo.

La Asamblea Nacional también tendrá nuevas responsabilidades, como interpretar la constitución y fijar y eliminar impuestos.

Cuba no ha publicado todavía el cronograma completo del proceso de aprobación de la nueva constitución. El plan contempla un período de comentarios de la población que iría del 13 de agosto al 15 de noviembre. Entonces la Comisión para la Reforma Constitucional, presidida por Raúl Castro, evaluará las sugerencias y la constitución se devuelve a la Asamblea Nacional para su aprobación. Se espera que eso suceda a finales de este año principios del próximo.

Después que se apruebe la versión final de la Constitución, se celebrará un referendo nacional en que se pedirá a los electores que la aprueben o la rechacen en una boleta secreta.

Alzugaray, el diplomático cubano retirado, dijo que espera que el referendo se celebre a más tardar el 24 de febrero del 2019, y que la nueva constitución probablemente se implemente durante el período de sesiones de la Asamblea Nacional en julio del 2019.

Siga a Mimi Whitefield en Twitter: @HeraldMimi

  Comentarios