Cuba

El régimen cubano censura al artista Pedro Pablo Oliva

El artista cubano Pedro Pablo Oliva, en su casa de Pinar del Río en el 2011.
El artista cubano Pedro Pablo Oliva, en su casa de Pinar del Río en el 2011. AP

El régimen de La Habana censuró una exposición del artista pinareño Pedro Pablo Oliva, que debía inaugurarse el pasado 10 de septiembre, según ha denunciado el propio afectado.

En una carta pública, el pintor reveló que, una semana antes de la inauguración de la exposición Utopías y disidencias, recibió la “visita” de Rubén del Valle, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP), quien le informó que la muestra estaba “cancelada”.

El comisario cultural le dijo que “el contexto actual (refiriéndose a Pinar del Río) no ofrecía la garantía de condiciones favorables desde un punto de vista que subrayaba como subjetivo”.

“No me han aclarado, hasta el momento, la naturaleza concreta de estas garantías inexistentes o en qué, quién o quiénes reside la subjetividad desfavorable que motivó la cancelación”, denunció el artista.

Premiado y reprimido

Oliva dijo que no entenderá nunca “cómo a un creador cubano Premio Nacional de Artes Plásticas, Maestro de Juventudes, Orden por la Cultura Nacional, Orden Alejo Carpentier, Utilidad de la virtud, entre otras, se le puede dar una respuesta tan evasiva, cuando se supone que el otorgamiento de tales honores le concede un voto de confianza a su depositario”.

“Si todos estos años de compromiso personal con el arte, con la cultura cubana y con el debate de ideas que todos debemos emprender en Cuba para construir un país mejor, parecen no haber servido de nada, y no merecer un mínimo de respeto y transparencia, propongo reunir un jurado de prestigiosos intelectuales cubanos de cualquier rama de la creación o el pensamiento para que determine si aún poseo los méritos suficientes para conservar tales distinciones”, sugirió.

Y aclaró que deberán ser “intelectuales de diferentes generaciones, manifestaciones, pensamientos, posturas ideológicas, tal y como es Cuba, su cultura y su arte”.

La exposición tenía previsto mostrarse en una “muestra itinerante” que recorriera tres puntos claves en el debate cultural, artístico y sociopolítico cubano: Pinar del Río, La Habana y Miami.

Utopías y disidencias, según Oliva, dialoga sobre sus inquietudes estéticas, sociopolíticas y filosóficas del momento, algo “recurrente” en su trabajo.

Acoso de la Seguridad del Estado

El artista contó además que, en una primera reunión en el CNAP, expuso algunas inquietudes sobre una diapositiva donde se mostraba, sin autorización, una de sus obras más conocidas, “como parte de las imágenes que ‘ilustraban’ la ‘subversión’ y la manipulación ideológica del enemigo en el ámbito de la cultura”.

Esto sucedió en una conferencia impartida por un oficial del MININT a un grupo de directivos y académicos de la Universidad de Pinar del Río.

“Algunos de los allí presenten nos llamaron la atención sobre el comentario del oficial, al detenerse en la diapositiva, de que hay artistas que reciben dinero del ‘enemigo’”, escribió Oliva.

Además, reveló que “a ello se suman las continuas llamadas, por parte del oficial de la Seguridad del Estado que ‘atiende’ el sector cultura en Pinar del Río”, a amigos y colaboradores cercanos, “con la intención de vigilar nuestra vida privada, creando, como es lógico, un clima de suspicacia con respecto a mí y a mi familia”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios