Cuba

En polarizado clima político, TV Martí bajo escrutinio tras reporte controversial, suspensión de empleados

Un nuevo incidente que resultó en la suspensión de dos empleados de Radio y TV Martí vuelve a colocar en el centro de la atención a la controversial agencia federal destinada a transmitir información no censurada a Cuba.

Dos empleados fueron suspendidos el lunes tras una carta enviada por el senador Jeff Flake para investigar la transmisión —hace cinco meses— de un controversial reporte sobre George Soros en el que este es identificado como un “multimillonario judío”, y “artífice del colapso financiero de 2008”.

A esta carta se une otra misiva enviada por el senador demócrata Bob Menéndez, de padres cubanos, quien calificó como “retórica descaradamente antisemita, venenosa y propagandística” el programa sobre Soros y exigió una investigación por parte de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales, matriz de Radio y TV Martí.

El reportaje, producido por la periodista Isabel Cuervo, fue transmitido originalmente a fines de mayo en tres partes por el noticiero Antena Live. En él se acusa a Soros de “financiar movimientos antisistemas que engrosan sus bolsillos”, estar detrás de fraudes electorales en Venezuela, apoyar a las FARC y al gobierno cubano. En un segmento, Soros es descrito como “judío no creyente de moral flexible”.

“Esto es muy preocupante porque número uno parece un artículo antisemita”, dijo Tomás P. Regalado, director de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), la agencia federal que supervisa a las estaciones Martí. Regalado, el exalcalde de Miami que fue nombrado director en junio, después de que saliera al aire el reportaje en cuestión, dijo que a partir del incidente, se ofrecerá un entrenamiento a los empleados de las estaciones sobre cuestiones de diversidad.

Cuervo y el ex director de noticias Wilfredo Cancio fueron puestos bajo licencia administrativa el lunes y fueron escoltados fuera del edificio por personal de seguridad pero la supervisora inmediata de Cuervo no ha sido suspendida, dijo un empleado de las estaciones que pidió no ser identificado por temor a represalias. Cancio y Cuervo declinaron comentar para esta historia.

“A dos trabajadores de Martí se los llevaron con seguridad y todo, muy triste. En parte refleja el mal ambiente que se respira en la oficina”, dijo el empleado. “Si hacen una investigación en profundidad podrían cerrar los Martí porque se han apartado mucho de los principios de la VOA [Voz de América] y están haciendo propaganda política en vez de información veraz y objetiva”.

La historia fue propuesta por la reportera y aprobada por Cancio, dijo Regalado. Los correos enviados demuestran que ellos son “las dos únicas personas que tuvieron que ver con que el reportaje saliera al aire”.

Aunque el reportaje ha sido acusado de promover el antisemitismo, tampoco cumple las normas periodísticas de la US Agency for Global Media (USAGM, antigua Broadcasting Board of Governors), la entidad federal a la que pertenece la OCB así como la Voz de América, según varios empleados. Tras la carta del senador Flake, demandando una investigación, John F. Lansing, CEO de la USAGM aseguró en un comunicado que los responsables del artículo serían inmediatamente puestos en licencia administrativa y que de comprobarse su responsabilidad, podrían ser despedidos.

La investigación, iniciada el lunes, durará 10 días y la decisión final será tomada por Lansing.

“Me siento personalmente y profesionalmente ofendido por este ejemplo de falta de profesionalidad, y me comprometo a garantizar que desarrollemos procesos y estructuras para evitar que esto vuelva a suceder”, dijo Lansing.

El reportaje menciona varias veces a la organización Judicial Watch —que ha protagonizado una campaña contra Soros, un donante demócrata—, pero la única fuente que aparece en pantalla para respaldar las acusaciones es una ex agente del FBI. Pero esta entrevista, como otras imágenes del video, fueron tomadas de YouTube, señaló Regalado.

“Estamos revisando las grabaciones, los guiones, los mensajes de correo porque aparentemente esto se prolongó durante varias semanas y hubo mucha comunicación entre la reportera y el director de noticias”, dijo Regalado, quien aseguró no haber visto el reportaje antes de su referencia en la revista Mother Jones el viernes.

El reportaje “tuvo muchas fallas a partir del hecho de que la reportera no entrevistó ninguna fuente. Ella solo tomó de aquí y de allá... No sé por qué esto salió al aire porque no fue investigado. No fue producido con material interno. Estoy desconcertado“.

Aunque el reportaje fue transmitido hace meses, resurge en medio de la polarización política de las últimas semanas de la campaña electoral, las amenazas de bomba a Soros y la matanza en una sinagoga en Pittsburgh. Algunos vieron en este clima una oportunidad para criticar a Radio y TV Martí.

Phil Peters, analista del Cuba Research Center y consultor de compañías con intereses en invertir en Cuba, dijo que el reportaje había llamado su atención hace meses. Cuando Soros recibió uno de los paquetes bomba la semana pasada, Peters decidió que debía terminar el trabajo de transcripción y traducción del video para publicarlo en su blog, The Cuban Triangle.

“Cuando ocurrieron las amenazas de bomba al señor Soros la semana pasada, decidí que era importante terminarlo y publicarlo. No me gustó la idea de hacer silencio frente al antisemitismo repugnante producido por nuestro gobierno”, dijo Peters, quien agregó ser un crítico de Radio y TV Martí.

“Francamente, no creo que sea un buen uso del dinero de los contribuyentes cuando tienes el internet y los viajes a Cuba“, dijo el analista.

La publicación del blog rápidamente llegó a Mother Jones y de ahí a la oficina del senador Flake, un senador republicano que ha abogado por la eliminación del embargo y de Radio y TV Martí.

“Durante mucho tiempo he argumentado que TV Martí es un desperdicio de dinero de los contribuyentes “, escribió Flake. “Este tipo de programación antisemita es impropia de cualquier entidad afiliada con el gobierno de los Estados Unidos”.

El revuelo vuelve a poner en el centro de atención a Radio y TV Martí, que ha tenido tres directores en los últimos tres años y cuya orientación editorial ha sido el centro de una batalla interna y entre la comunidad de exiliados cubanos en Miami.

Regalado fue nombrado por la Casa Blanca en mayo de este año como director de la OCB, tras la salida del director interino André Mendes, en medio de una controversia interna de la Broadcasting Board of Governors.

La anterior directora, Malule González, también renunció en junio del 2017 en medio de una campaña orquestada por el abogado de origen cubano Marcell Felipe, presidente de la organización Inspire América, en la que acusó a González de convertir a las emisoras en un “arma de propaganda castrista” y prohibir a opositores que emplearan el término “dictadura” para referirse al gobierno de La Habana. En un evento en septiembre en Miami, Felipe tomó el crédito por la salida de González y lograr que Regalado, que es miembro de la junta directiva de Inspire América, fuera nombrado director.

Regalado heredó los problemas de unas estaciones en las que el clima de trabajo fue descrito por una persona que trabajaba allí como “tenso, lleno de burlas y bullying” y marcado por el rechazo de algunos exiliados cubanos empleados a la política de acercamiento promovida por la administración anterior.

Tras llegar en junio, el exalcalde de Miami y antiguo periodista radial, ha apostado a incrementar la programación de la radio y la televisión, pero el sitio digital Martínoticias, que en un momento creció exponencialmente, se ha visto rezagado con el despido de varios reporteros que contribuían a él.

“Todos habíamos llegado recientemente de Cuba, entre cinco o seis años, habíamos estudiado en las escuelas cubanas, éramos periodistas y no activistas, y habíamos entrado durante el gobierno de Obama a trabajar allí”, comentó una persona despedida que pidió no ser identificada.

Pero Regalado disputa esa versión de los motivos para los despidos.

“La razón es que las administraciones pasadas decidieron poner enormes recursos en la página web y teníamos un déficit en el presupuesto de casi un millón de dólares. Todo es un problema económico”, dijo. Regalado explicó que las siete personas despedidas eran contratistas, cuyo trabajo se encarece por el dinero que cobra la empresa intermediaria.

Citando problemas de presupuesto, la OCB decidió también eliminar los contratos con varias compañías intermediarias radicadas en Estados Unidos y otros países, que manejaban el pago a una red de periodistas independientes en la isla, dejando a las estaciones sin contenido original producido por periodistas desde la isla.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios