Venezuela

Grupo militar se atribuye responsabilidad de atentado contra Maduro

Un grupo clandestino conformado por militares venezolanos descontentos con el régimen de Nicolás Maduro se atribuyó el sábado la responsabilidad del presunto atentado contra el gobernante venezolano y anunció que continuará en la lucha hasta restaurar la democracia en el país petrolero.

En un comunicado obtenido por el Nuevo Herald, la agrupación admitió el fracaso de lo que llamó “La Operación Fénix”. Los militares no confirmaron si la acción se trató de un atentado contra la vida de Maduro, pero asumieron la responsabilidad de las explosiones que provocaron una estampida masiva en el evento transmitido en vivo por las imágenes de televisión.

Maduro, quien encabezaba un acto militar transmitido en cadena de radio y televisión, fue retirado a la fuerza en medio del evento por parte de su equipo de seguridad, luego de que en el lugar se escucharan dos fuertes detonaciones.

Maduro salió posteriormente por televisión atribuyendo el atentado a organizaciones de derecha ubicadas en Venezuela, Miami y Colombia y al presidente colombiano Juan Manuel Santo y agregó que sus agentes de seguridad ya han arrestado a algunos de las personas involucradas en el atentado contra su vida.

“Ya la investigación está muy avanzada. Sin lugar a dudas hemos despejado la situación en tiempo record y se trata de un atentado para matarme. Han intentado asesinarme el día de hoy y no tengo dudas que todo apunta a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana, y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado”, declaró un exaltado Maduro.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, había dicho previamente en un mensaje televisivo que las explosiones se debieron a la activación de “artefactos explosivos” y reportó que siete guardias nacionales resultaron heridos.

En el comunicado, el grupo de militares reconoció que los objetivos que tenían no fueron alcanzados.

“Hoy no pudimos, pero seguiremos en nuestra lucha, porque la Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene por función garantizar la independencia, la soberanía de la nación, la integridad del territorio y el orden público interno”, dijo la agrupación.

“Insistimos en que no descansaremos en nuestra lucha hasta lograr el retorno de la Constitución y la democracia, la realización de elecciones libres en el plazo más corto posible, la libertad de todos los presos políticos, la restitución del derecho a la protesta, el respeto a la soberanía popular encarnada en la Asamblea Nacional y la ruptura de cualquier relación de dependencia y sumisión a un gobierno extranjero”.



En su anuncio, el ministro de información declaró que varios drones con cargas explosivas detonaron en las cercanías de la tarima donde Maduro ofrecía un discurso con motivo de la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Estos “no evidencian sino la desesperación que ya veníamos notando en algunos voceros de la utraderecha -oposición- venezolana, que no evidencian más que el odio que hemos denunciado de manera permanente de aquellos […] que no cejan en recurrir a prácticas criminales”, añadió Rodríguez.

El atentado ocurrió cuando Maduro, en el cierre del evento, defendía en un discurso las últimas medidas económicas de su gobierno, que son rechazadas por la oposición.

La transmisión televisiva mostró a los militares formados romper filas y como evacuaron al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino.

En la tarima junto a Maduro, además de Padrino y la primera dama, Cilia Flores, había representantes de todos los poderes públicos del país.

Estos eventos ocurren en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, y que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos.

Por estas razones, en el país se desarrollan a diario decenas de protestas, en demanda de comida, transporte, agua, electricidad y mejores salarios, entre otras exigencias.

En el comunicado, los presuntos autores enfatizaron que la Fuerza Armada Nacional esta en su derecho de actuar debido al proceso emprendido por el régimen por desmontar la democracia venezolana.

“Al constatar que buena parte de estos órganos del Estado han desconocido el contenido de la Constitución […] la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en ejercicio de la norma contenido en el artículo 333 de la Constitución, ha decidido emprender una lucha para restablecer su efectiva vigencia e impedir que sea derogada por medios distintos a los que ella expresamente consagra”, señaló el comunicado.

“Asumimos la voluntad inquebrantable de hacer respetar la Constitución como norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución, tanto el Presidente de la República, como la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Moral Republicano y el Poder Electoral”, agregó.

Agencias cablegráficas contribuyeron a esta información.
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios