Venezuela

Estados Unidos impone nuevas sanciones financieras a Venezuela

EEUU anuncia sanciones contra Petróleos de Venezuela

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 28 de enero del 2019 las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump a la estatal Petróleos de Venezuela.
Up Next
El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 28 de enero del 2019 las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Donald Trump a la estatal Petróleos de Venezuela.

El gobierno del presidente Donald Trump anunció el viernes nuevas y duras sanciones financieras contra el régimen venezolano en respuesta a la detención del jefe de despacho de Juan Guaidó.

Las nuevas sanciones afectan a todo el sector bancario venezolano y son las más fuertes tomadas hasta el momento por Washington desde las impuestas al sector petrolero de ese país.

Un alto funcionario estadounidense calificó las medidas de una señal al gobierno de Nicolás Maduro de las dificultades que Estados Unidos pudiera crearle al régimen, a la vez que mencionó las declaraciones de Trump esta semana de que Washington todavía no ha impuesto “sanciones verdaderamente duras”.

El funcionario dijo que las sanciones bancarias pudieran sacar potencialmente a Venezuela de los mercados financieros internacionales.

“Maduro debe tener mucho miedo”, dijo al alto funcionario estadounidense. “Ahora vamos a ampliar significativamente nuestra actividad en materia económica. Ya hemos hecho mucho por evitar que el régimen de Maduro realice transacciones internacionales significativas. Al tomar medidas contra el sector bancario, podremos hacer eso con mayor eficiencia”.

En respuesta a las acciones antidemocráticas del régimen de Maduro, Washington decidió en el verano del 2017 restringir el acceso de Venezuela a los mercados financieros estadounidenses, aumentando así la presión fiscal sobre Caracas. Pero las nuevas sanciones van más allá y sancionan al banco estatal de fomento venezolano y sus filiales extranjeras.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que Maduro usó el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) y cuatro filiales en Venezuela, Uruguay y Bolivia “para manejar fondos ilícitos con el fin de evadir las sanciones de Estados Unidos”.

El Departamento del Tesoro dijo que el banco de fomento de Venezuela se creó para promover el desarrollo económico y ofrecer crédito, corretaje y otros servicios financieros. Pero tan recientemente como este año, Maduro lo usó para sacar más de mil millones de dólares de Venezuela a través de la filial Banco Uruguay.

“La disposición del círculo íntimo de Maduro para explotar las instituciones venezolanas no tiene límite”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. “Estas personas han convertido a Bandes y sus filiales en vehículos para transferir fondos al exterior en un intento por apoyar a Maduro. Maduro y sus facilitadores han distorsionado el propósito original del banco, que fue ayudar a financiar el bienestar económico y social del pueblo venezolano, como parte de un intento desesperado por aferrarse al poder”.

Como resultado de las medidas, cualquier propiedad en bancos de Estados Unidos está sujeta a las sanciones. Las regulaciones de la Oficina de Control de Activos extranjeros por lo general prohíben cualquier transacción desde Estados Unidos con entidades e individuos sancionados.

El jueves, el Departamento de Estado acusó a una jueza, dos fiscales y dos agentes de inteligencia venezolanos de ser responsables de la detención del jefe de despacho de Guaidó, Roberto Marrero.

La detención de alguien tan cercano a Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como el líder legítimo de ese país, se considera una prueba del compromiso de Estados Unidos. Líderes estadounidenses han advertido a Maduro que resultaría inaceptable que se agreda o intimide a Guaidó o su familia.

El alto funcionario del gobierno se reunió con un grupo de reporteros antes de la cita de Trump con cinco líderes caribeños para discutir el tema de Venezuela. El funcionario explicó que la detención de Marrero superó los límites, de ahí la imposición de las nuevas sanciones, que tendrán “un profundo impacto sobre la capacidad de supervivencia del régimen”.

“También hemos designado instituciones bancarias específicas, lo que significa que esos bancos no podrán realizar transacciones internacionales significativas que tengan alguna relación con Estados Unidos. Consideramos que estas medidas son muy significativas”.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca esta semana con el presidente de Brasil, Trump dijo que Estados Unidos todavía no ha tomado las medidas más duras contra Venezuela. Pero esa afirmación es muy diferente de la de expertos familiarizados con la estrategia estadounidense sobre Venezuela, quienes afirman que Washington ya ha impuesto las medidas más duras con las sanciones petroleras.

Benjamin Gedan, director para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno del presidente Barack Obama, dijo que la realidad es que el gobierno de Trump tiene opciones limitadas.

“Desafortunadamente, a Estados Unidos no le queda mucha munición”, dijo Gedan. “La provocación más reciente pudiera ser difícil de tragar, pero es importante dar a las sanciones impuestas tiempo para lograr su efecto”.

Eso no significa que Washington se haya quedado sin opciones. Estas son las más probables:

Sanciones individuales — Estados Unidos ya ha sancionado a unas 80 personas cercanas a Maduro, incluidos miembros de su círculo íntimo y familiares. Washington puede seguir ampliando la lista de individuos y entidades sancionados.

Sanciones secundarias — El gobierno ha amenazado con imponer “sanciones secundarias” a compañías y entidades no estadounidenses que comercien con Venezuela en rubros como petróleo y oro. Estas sanciones son similares a las impuestas contra el gobierno de Irán.

Revocación de visas — Estados Unidos sigue amenazando con revocar visas a venezolanos. Washington ya ha revocado cientos de visas a ciudadanos venezolanos, muchos de ellos ex diplomáticos y sus familiares.

Sanciones petroleras — El gobierno no ha impuesto una prohibición total de comprar petróleo a Venezuela, pero muchos expertos dicen que ese fue esencialmente el resultado cuando exigió que cualquier pago por la compra de crudo sea colocado en una cuenta en fideicomiso, que a final de cuentas quedaría bajo el control del equipo de Guaidó.

▪ Sanciones sectoriales — Estados Unidos ya ha impuesto sanciones a los sectores petrolero y del oro venezolanos. Se supone que pudieran ampliarse a otros sectores, como otras formas de minerías y quizás la agricultura, pero expertos dicen que eso sería probablemente simbólico debido a la producción limitada de esas industrias.

▪ Medidas policiales — Washington también pudiera tomar medidas contra los personeros de Maduro, quienes se cree que lavan decenas de millones de dólares a través de Estados Unidos. Aunque esas medidas serían poderosas, los expertos dicen que ese tipo de investigaciones penales generalmente no se usan como herramientas de política exterior.

Sanciones bancarias: Estados Unidos pudiera ampliar las sanciones a instituciones financieras extranjeras que sigan ofreciendo crédito a Maduro. El 11 de marzo, Estados Unidos sancionó a un banco de Moscú propiedad de los monopolios petroleros ruso y venezolano. Estados Unidos pudiera imponer restricciones similares a bancos extranjeros que aumenten sus activos venezolanos durante la crisis humanitaria que afecta al país sudamericano, y los bancos chinos son objetivos potenciales.

Lista de países patrocinadores del terrorismo — El gobierno estaba preparándose para agregar a Venezuela a la lista estadounidense de países patrocinadores del terrorismo, en lo que se considera una escalada significativa contra el régimen de Maduro. La lista está reservada para los gobiernos acusados de ofrecer “apoyo a actos internacionales de terrorismo. Pero Washington ha decidido no implementar la medida en momentos que estudia las consecuencias potenciales para un gobierno de Guaidó.

“El tema es que no hay mucho más que podamos hacer, hasta donde yo puedo ver”, dijo Fernando Cutz, ex director en funciones de Asuntos de las Américas del Consejo Nacional de Seguridad en el gobierno de Trump. “Las acciones secundarias son probablemente lo mayor que podamos hacer. Podemos conseguir que nadie en el mundo pueda comprar petróleo a Venezuela, como hacemos con Irán, pero creo que eso sería simbólico en lo fundamental si es cierto que India hace lo que dice que va a hacer. Si India deja comprar, entonces nadie más compra”.

Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas y quien recientemente testificó ante el Senado federal sobre Venezuela, dijo que las sanciones que limitan la capacidad de los venezolanos de acceder a crédito “le complicarán la vida a la gente de a pie” pero también presionarán más a Maduro a entregar prestaciones que lo mantienen en el poder.

“Eso amenaza con complicar la vida de los venezolanos de a pie, pero creo que la respuesta aquí es encontrar una forma de sacar a Maduro del poder”, dijo Farnsworth. “No estoy siendo cruel, pero la vida de los venezolanos seguirá deteriorándose bajo el régimen de Maduro sin una solución a la vista”.

Farnsworth agregó que la respuesta de Estados Unidos al arresto de Marrero sugiere que la Casa Blanca va a estudiar cualquier sanción posible antes de tomar en cuenta seriamente una respuesta militar.

“China está financiando a Venezuela, y hasta que se pueda cambiar esa relación, las sanciones de Estados Unidos sólo pueden tener resultados limitados”, dijo Farnsworth. “Al final, si Maduro no consigue financiación en el algún lugar, su régimen se acaba”.

Sin importar qué medidas tome el gobierno, harán falta más sanciones para producir un cambio de régimen, dijo Cynthia Arnson, directora del programa sobre América Latina del Wilson Center. No es que el gobierno de Maduro no merezca sanciones, pero Arnson dijo que no hay pruebas de que generar dolor con las sanciones ha llevado a resultados positivos.

“El gobierno de Trump está tratando de paralizar completamente la economía venezolana con la esperanza de que el nivel de problemas produzca fisuras en las fuerzas armadas o de otra manera lleve a un cambio de régimen”, dijo Arnson. “Pero no hay ejemplo de sanciones económicas que yo conozca que haya conseguido un cambio de régimen”.

Gedan concordó.

“Desafortunadamente, hay un número limitado de herramientas disponibles para presionar a un gobierno extranjero”, dijo. “A final de cuentas, el gobierno de Venezuela caerá cuando los venezolanos se alcen”.

  Comentarios