Mundo

Malasia sigue sin aclarar las causas de la muerte del Kim Jong-nam

Las autoridades de Malasia aún no han podido determinar las causas de la muerte de Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder norcoreano asesinado la semana pasada en el aeropuerto de Kuala Lumpur, informaron el martes fuentes oficiales.

El Ministerio de Salud está a la espera de los resultados del examen postmortem realizado el 15 de febrero, dos días después del suceso, para poder confirmar también la identidad de la víctima.

Según un comunicado, los forenses realizaron una tomografía, un examen interno y externo del cadáver y un análisis forense dental, y entregaron los resultados a la Policía, que los llevó a laboratorios especializados para ser analizados.

“Estos análisis deberán confirmar la identidad del fallecido y aclarar las causas de la muerte; ambas cosas están pendientes por el momento”, indicó el Ministerio, que añadió que no se ha realizado una segunda autopsia.

El director general de Salud, Noor Hisham Abdullah, dijo en rueda de prensa que el análisis postmortem no reveló indicios de ataque al corazón, como aseguró la embajada norcoreana, ni de pinchazos, según la televisión Channel News Asia.

También indicó que se hizo un reconocimiento facial del cadáver, pero que los forenses aun no han podido confirmar la identidad de la víctima, pese a que fuentes gubernamentales de Corea del Sur la identificaron la semana pasada como Kim Jong-nam.

Abdullah añadió que ningún familiar ha comparecido para reconocer a la víctima, aunque según medios locales se esperaba hoy la llegada al país del hijo del fallecido, Kim Han Sol.

Las autoridades malasias han anunciado que revelarán mañana, miércoles, los resultados de la autopsia.

Kim Jong-nam, que viajaba con un pasaporte diplomático bajo el nombre de Kim Chol, se disponía a abandonar Malasia el 13 de febrero cuando fue abordado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por dos mujeres que supuestamente le rociaron la cara con un veneno.

Las dos mujeres, una indonesia y una vietnamita, han sido detenidas y aseguran que habían sido contratadas por unos desconocidos que les dijeron que se trataba de una broma para la televisión.

La Policía malasia también ha arrestado a un malasio y un químico norcoreano, al tiempo que ha cursado una orden de busca y captura contra otros cuatro norcoreanos, que al parecer volaron hacia Pyongyang poco después del presunto asesinato.

  Comentarios