Mundo

Al menos 21 muertos en actos violentos en Irak

El ejército iraquí ha construido una trinchera entre las provincias de Kerbala y Al Anbar, con el fin de protegerlas de posibles ataques.
El ejército iraquí ha construido una trinchera entre las provincias de Kerbala y Al Anbar, con el fin de protegerlas de posibles ataques. EFE

Al menos 21 personas, entre ellas 16 yihadistas, murieron el miércoles y otras 30 resultaron heridas en operaciones militares y actos de violencia perpetrados en Irak, informó a Efe una fuente de seguridad.

Un total de siete yihadistas perecieron y otros 15 resultaron heridos en choques con las fuerzas militares iraquíes apoyadas por milicias chiitas afines al gobierno, en la población de Albu Janfar, al noroeste de la ciudad de Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

Tras estos combates, las tropas gubernamentales expulsaran a los combatientes del grupo yihadistas Estado Islámico (EI) de Albu Janfar y tomaron el control del estratégico puente de Al Shiha, situado al norte de Faluya.

La fuente explicó que nueve yihadista murieron y cinco resultaron heridos en un bombardeo de la coalición internacional contra una casa donde se refugiaban los extremistas, en la zona de Al Karabila, al oeste de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar.

Asimismo, los integrantes del EI bombardearon la zona de Ameriyat al Faluya, a 10 kilómetros al sur de Faluya, lo que causó la muerte de tres civiles y heridas a otras 10 personas, entre ellas cuatro policías.

Una fuente de la ciudad de Baquba, capital de Diyala, al noreste de Bagdad, añadió que un juez de la provincia fue asesinado junto a uno de sus guardaespaldas en un ataque armado perpetrado cerca de la población de Al Husud, a 8 kilómetros al norte de Baquba.

Por otra parte, una fuente de seguridad de la provincia de Saladino informó a Efe de que nuevos refuerzos militares llegaron a las periferias de la ciudad de Tikrit, capital de provincia, como primer paso para arrebatar el control de la urbe a los yihadistas.

Las fuerzas regulares recibirán la ayuda de las milicias chiitas progubernamentales como la Organización Badr, dirigidas por Hadi al Ameri, y las Brigadas de la Paz, que dependen del poderoso clérigo chií Muqtada al Sadr.

Las tropas iraquíes, con la ayuda de milicias chiitas y tribales, iniciaron hace tres semanas una amplia operación militar para liberar las principales zonas de Saladino, aunque los combates en Tikrit están suspendidos temporalmente hasta evacuar a los civiles y trasladar a fuerzas especializadas en la guerra callejera.

  Comentarios