Mundo

Los socialdemócratas mantienen el Gobierno de Madeira con mayoría absoluta

El candidato del socialdemócrata PSD (centro derecha), Miguel Albuquerque, será el nuevo presidente del Gobierno autónomo del archipiélago portugués de Madeira tras ganar con claridad los comicios de este domingo y obtener mayoría absoluta.

Albuquerque sucede así al histórico dirigente Alberto Joao Jardim, quien dirigió con mano de hierro la región durante 37 años hasta su dimisión del pasado mes de enero.

En una jornada marcada por la elevada abstención (50,3 %, ocho puntos más que hace cuatro años), el PSD confirmó de esta forma todos los pronósticos y volvió a obtener mayoría absoluta, un resultado que se ha repetido en las once elecciones regionales realizadas en el archipiélago.

A pesar de registrar 15.000 votos menos que en 2011, el partido “naranja” obtuvo 24 de los 47 diputados con asiento en el Parlamento autónomo de Madeira, la única región de Portugal junto con las Azores que goza de un Ejecutivo propio.

Los socialdemócratas también gobiernan actualmente a nivel nacional liderados por el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, aunque en el país el resultado de estos comicios no se considera directamente extrapolable al resto del territorio y la mayoría de analistas no saca lecturas de cara a las generales previstas para el próximo mes de octubre.

Los democristianos del CDS-PP se consolidaron hoy como segunda fuerza en Madeira con el 13,7 % de los votos y siete diputados, superando así a la coalición encabezada por los socialistas (PS), que volvieron a obtener un resultado decepcionante, como ya les ocurrió en 2011.

Para esta ocasión, el PS aspiraba a volver a liderar la oposición y se presentó en alianza con otros tres partidos, pero juntos sólo lograron seis parlamentarios, cinco menos de los que tuvieron por separado en la anterior legislatura.

El fracaso fue tal que el líder socialista en Madeira, Vítor Freitas, anunció su dimisión nada más conocer el escrutinio.

La gran sorpresa de esta cita ante las urnas fue el movimiento ciudadano “Juntos por el Pueblo” (JPP), que en sus primeras regionales obtuvo cinco escaños y ganó en la zona de Santa Cruz, donde nació la formación.

También tendrán asiento la Cámara los comunistas del PCP (2), los marxistas del Bloque de Izquierda (2) y el Partido Nueva Democracia (1).

Todos los partidos participantes en estos comicios coincidieron en que la jornada marca el comienzo de una nueva era tras la salida del controvertido Alberto Joao Jardim.

Su heredero, Miguel Albuquerque, llevó la palabra “renovación” como lema de su campaña y se comprometió a aprobar reformas de calado para mejorar las condiciones de vida de la región, cuyos elevados niveles de deuda la llevaron en esta última legislatura a tener que pedir un rescate financiero al Estado portugués de 1.500 millones de euros.

A cambio fue aprobado un programa de ajustes que se suma a las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno a nivel nacional para todo el país, lo que ha deteriorado las condiciones de vida de los madeirenses, ya afectados por problemas asociados a su insularidad, como pagar precios más caros por los bienes de consumo, que en su mayoría son importados.

A las votaciones de hoy, que transcurrieron con normalidad y sin incidentes, fueron llamados oficialmente a participar unos 257.000 ciudadanos pero sólo ejerció su derecho a voto la mitad de ellos.

Sin embargo, el representante de la República de Portugal en el archipiélago, Ireneu Barreto, recordó que los números de electores no están correctamente actualizados y hay “cerca de 40.000 votos fantasma”, lo que en su opinión eleva las tasas de abstención artificialmente.

Las votaciones de hoy despertaron una escasa atención mediática en Portugal y se vieron eclipsadas por el partido de la selección lusa contra Serbia, válido para la clasificación de cara a la Eurocopa de 2016.

  Comentarios