Fotografía facilitada por el Museo de Frisia. Antes de convertirse en mito, Margaretha Zelle era una niña menuda y de cabellos oscuros que pertenecía a una familia acomodada del norte de Holanda.
Fotografía facilitada por el Museo de Frisia. Antes de convertirse en mito, Margaretha Zelle era una niña menuda y de cabellos oscuros que pertenecía a una familia acomodada del norte de Holanda. EFE
Fotografía facilitada por el Museo de Frisia. Antes de convertirse en mito, Margaretha Zelle era una niña menuda y de cabellos oscuros que pertenecía a una familia acomodada del norte de Holanda. EFE