Mundo

La polémica "Matilda" se estrena en el teatro Mariínski de San Petersburgo

Alexei Uchitel, director de cine ruso de "Matilda", una película sobre la última aventura del zar ruso con una bailarina y su equipo de cine aplauden en el escenario del Teatro Mariinsky en Moscú, Rusia, el lunes, 23 de octubre de 2017. "Matilda" relata abiertamente la historia del encaprichamiento de Nicolás II con la prima ballerina Matilda Kshesinskaya, enfureció a los nacionalistas de línea dura y algunos creyentes ortodoxos en Rusia, que lo ven como una blasfemia contra el emperador, glorificado como un santo por la Iglesia Ortodoxa Rusa.
Alexei Uchitel, director de cine ruso de "Matilda", una película sobre la última aventura del zar ruso con una bailarina y su equipo de cine aplauden en el escenario del Teatro Mariinsky en Moscú, Rusia, el lunes, 23 de octubre de 2017. "Matilda" relata abiertamente la historia del encaprichamiento de Nicolás II con la prima ballerina Matilda Kshesinskaya, enfureció a los nacionalistas de línea dura y algunos creyentes ortodoxos en Rusia, que lo ven como una blasfemia contra el emperador, glorificado como un santo por la Iglesia Ortodoxa Rusa. AP

La película “Matilda” sobre la relación prematrimonial entre el último zar de Rusia y una famosa bailarina, blanco de ataques de políticos y grupos ortodoxos radicales rusos, tuvo el lunes 23 de octubre su estreno oficial en el teatro Mariínski de San Petersburgo en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.


Precisamente el Mariínski fue el escenario que catapultó a la fama a la protagonista de la cinta, Matilda Kshesínskaya, que a finales del siglo XIX tuvo una apasionada relación con el entonces heredero al trono ruso y futuro zar Nicolás II.

Durante la presentación del filme, su director, Alexéi Uchítel, afirmó que “tras un año de ataques” contra él y su equipo, “ganó el sentido común”.

A la vez, el realizador se mostró preocupado de que el escándalo en torno a la película menoscabe su valor artístico.


Los organizadores del estreno oficial de “Matilda” se negaron a revelar los nombres de los invitados al evento, pero afirmaron que se trata de unas mil personas, entre ellas “celebridades y políticos” locales.

Antes de que los primeros espectadores acudieran al teatro, decenas de activistas ortodoxos se congregaron a su alrededor en señal de protesta contra la proyección de la película.


A principios del mes, los creyentes entregaron 100,000 firmas al Kremlin con la petición de que el presidente ruso, Vladímir Putin, impida el estreno del filme.

Tanto la Iglesia Ortodoxa Rusa como la Casa Imperial rusa consideran una “blasfemia” hablar con tanta ligereza sobre ciertos aspectos de la vida del último zar, Nicolás II, santificado en el año 2000.


La polémica en torno a la película se tornó violenta en las últimas semanas, cuando activistas ultraortodoxos de la organización Estado Cristiano amenazaron al director y a los dueños de los cines para que no exhibieran “Matilda”.

El líder de dicha organización ha sido detenido, pero Uchítel reconoció hace días a la prensa que el actor alemán que interpreta a Nicolás II, Lars Eidinger, tenía miedo de viajar a Rusia para el estreno en el teatro Mariínski.

  Comentarios