Mundo

Equipos de rescate empiezan a llegar a zonas de Nepal

/

Varios soldados nepalíes participan en una operación de rescate en un edificio derrumbado por el seísmo que ha golpeado el país asiático, en Shaku, Nepal, el, martes.
Varios soldados nepalíes participan en una operación de rescate en un edificio derrumbado por el seísmo que ha golpeado el país asiático, en Shaku, Nepal, el, martes. EFE

Los equipos de rescate empezaron este martes a llevar ayuda a las víctimas del terremoto en las zonas más remotas de Nepal tras el sismo que ha causado más de 5,000 muertos y ocho millones de damnificados.

Una nueva avalancha dejó, además, al menos 250 desaparecidos en la región de Ghodatabela, cerca del epicentro del terremoto del sábado, por donde pasa una concurrida vía de senderismo, declaró un responsable local, Uddhav Prasad Bhattarai.

En Gorkha, uno de los distritos más castigados por el sismo, un periodista de la AFP vio desde un helicóptero del ejército indio a los habitantes alzando los brazos al cielo pidiendo agua y comida y muchas casas destruidas en medio de pilas de madera y techos de metal.

“La tierra sigue temblando, incluso esta mañana. Cada vez parece como si fuera a tragarnos, como si fuéramos a morir, Quiero irme de aquí”, explicó Sita Gurung, de 24 años, señalando a lo lejos su casa que quedó destruida en el pueblo de Lapu, situado en este distrito, antes de que un militar indio la evacuara de la zona en una camilla.

Aviones militares de varios países, entre ellos Estados Unidos, China e Israel, participan en las tareas de ayuda.

El balance oficial de víctimas es por ahora de 5,057 personas y 10,000 heridos, indicó este martes el ministerio del Interior. Según la ONU, ocho millones de personas se han visto afectadas por el temblor.

Se trata de la mayor catástrofe en Nepal de los últimos 80 años. El terremoto también afectó a India, donde murieron 73 personas, y la región china de Tíbet, con 25 muertos.

“Nos llegan peticiones de ayuda de todas partes (…) Pero no hemos sido todavía capaces de empezar el rescate en muchas zonas porque nos falta equipamiento y socorristas expertos”, reconoció el primer ministro nepalí Sushil Koirala, que decretó tres días de luto nacional.

El terremoto provocó también una avalancha en el Everest que sepultó una parte del campo base en plena temporada de ascenso, dejando al menos 18 muertos.

En Katmandú, miles de personas empezaron a salir de la ciudad en autobuses abarrotados con gente sentada en el techo que quería volver a sus pueblos de origen.

  Comentarios