Mundo

Miles de personas huyen de la devastada Katmandú

/

Foto cedida por la Cruz Roja Internacional y Sociedades de la Media Luna Roja, el miércoles, que muestra en Katmandú, Nepal. El número oficial de personas fallecidas por el terremoto llega a los 5,000.
Foto cedida por la Cruz Roja Internacional y Sociedades de la Media Luna Roja, el miércoles, que muestra en Katmandú, Nepal. El número oficial de personas fallecidas por el terremoto llega a los 5,000. EFE

Katmandú despide a sus muertos en el terremoto del sábado mientras cientos de miles de personas se marchan de la devastada capital, adonde llegan, sin embargo, nepalíes de todo el país y aquellos que viven en el exterior y quieren saber qué ha sucedido con sus familiares.

En el Aarya Ghat, un lugar santo bajo el cobijo del agrietado templo al dios hindú Shiva de la capital, las piras funerarias no se detienen como tampoco lo hacen los llantos y el dolor por la pérdida de familiares.

“Hay que resignarse, no queda otra solución”, dijo a Efe Sagar Dahal, un joven profesor, tras despedir a su tía y tres de sus primos.

El Gobierno mantiene la cifra de algo más de 5,000 muertos y más de 10,000 heridos como balance de la catástrofe, aunque Katmandú comienza a prepararse para conocer lo que ha sucedido en el resto de Nepal a medida que se van recuperando las comunicaciones por carretera.

Bimal Shrestha, procedente de un pueblo del distrito de Sindhupalchwok, afirmó a Efe que el seísmo y las réplicas posteriores derrumbaron unas 800 casas y murieron al menos un centenar de personas solo en su aldea.

De allí también es Ranjiv, un chófer de 35 años que trabaja en una embajada en Nueva Delhi y ha vuelto a Nepal.

“Mi hija se ha ido, desde el sábado. Fue a la iglesia y solo sé que se ha ido, no sé adonde, eso es lo que voy a ver, pero se ha ido”, dijo a Efe Ranjiv.

El Gobierno de Nepal ha reconocido que todavía no puede cuantificar la magnitud de la catástrofe ni el número de muertos por la falta de acceso a pueblos remotos, aunque comienzan a salir datos como el de 450,000 desplazados y casi 95,000 infraestructuras dañadas.

“No somos capaces de evaluar la situación ya que pueblos enteros han resultado dañados en zonas remotas. No sabemos cuánta gente había en los pueblos cuando se produjo el seísmo”, declaró a Efe el portavoz del Ministerio del Interior nepalí, Laxmi Prasad Dhakal.

Los hospitales de Katmandú se encuentran al límite de su capacidad mientras continúan llegando heridos desde otros distritos del país.

“El hospital ya está colapsado por el número de pacientes, mientras personas que provienen de más allá del valle, de Katmandú, continúa llegando”, aseguró al rotativo nepalí Kantipur el doctor Swoyam Prash Pandit, director del hospital Bir, el principal centro médico de la capital.

  Comentarios