Mundo

Las marcas de tabaco, símbolo de las diferencias sociales en Corea del Norte

Las marcas de cigarrillos se han convertido en un diferenciador social entre las élites y las clases populares en la comunista Corea del Norte, según testimonios de refugiados publicados hoy por la web “News Focus International”.

Este medio especializado en asuntos norcoreanos asegura que las marcas de tabaco más caras son inalcanzables para el pueblo llano, por lo que su consumo sirve como un modo de distinguir a los ciudadanos más pudientes del país, de acuerdo con el relato de los disidentes del régimen de Kim Jong-un exiliados en el Sur.

En Pyongyang, la capital de Corea del Norte donde residen la mayoría de los “privilegiados”, es habitual observar a hombres adultos fumando en espacios públicos, aunque no existen datos sobre el consumo de tabaco en el país, en línea con la habitual opacidad del Gobierno a la hora de publicar estadísticas.

Mientras, las mujeres tienen vetado el acceso a los cigarrillos en la conservadora sociedad norcoreana, que considera fumar como “una cosa exclusiva de hombres”, tal y como aseguró recientemente a Efe un funcionario norcoreano en Pyongyang.

Entre las diversas marcas que se ofrecen en las estanterías de los comercios, la llamada “Jang Baek Sam” es todo un símbolo de riqueza, relatan los refugiados entrevistados por “New Focus International”, y su consumo es habitual entre las élites del Partido de los Trabajadores que gobierna el país.

Un solo cigarrillo de esta marca, que aporta un especial aroma a ginseng, puede servir también para sobornar a un funcionario o un guarda fronterizo a cambio de pequeños favores o autorizaciones en uno de los países más represivos del mundo, según los disidentes.

Por su parte, muchos hombres entre las clases populares se permiten el lujo de fumar uno de estos cigarrillos en ocasiones especiales, como las fiestas tradicionales coreanas de Año Nuevo Lunar en invierno, o el Día de la Cosecha al final del verano.

  Comentarios