Mundo

Kerry defiende acuerdo con Irán en Egipto y Catar

El secretario de Estado John Kerry (izq.) y su contraparte egipcio Sameh Shoukry durante una conferencia de prensa en el Cairo el domingo.
El secretario de Estado John Kerry (izq.) y su contraparte egipcio Sameh Shoukry durante una conferencia de prensa en el Cairo el domingo. EFE

El secretario norteamericano de Estados Unidos, John Kerry, sostiene conversaciones en Catar con funcionarios árabes cuyos países están recelosos por el acuerdo nuclear que potencias mundiales lograron con Irán.

Kerry llegó a la capital catarí el domingo después de visitar Egipto, en donde también habló a favor del acuerdo que se logró con Irán el mes pasado en Viena. Los países del Golfo Pérsico gobernados por suníes temen la creciente firmeza de Irán chií en la región. En el Cairo, Kerry reconoció el papel negativo de Irán, pero dijo que sería más fácil lidiar con él si Teherán no puede desarrollar armas nucleares.

“Irán está comprometido en la desestabilización de actividades en la región –y por ese motivo es tan importante asegurarse que el programa nuclear de Irán permanezca totalmente pacífico”, dijo en una conferencia de prensa.

El Cairo, 2 Ago 2015 (AFP) - El secretario de Estado estadounidense John Kerry aseguró este domingo en El Cairo, su primera etapa de una gira regional, que el acuerdo sobre el programa nuclear iraní convertirá Oriente Medio en un lugar más seguro.

Desde Egipto Kerry viajó hacia Doha, donde el lunes se reunirá con sus homólogos de los Estados sunitas del Golfo Pérsico para intentar tranquilizarlos respecto a los temores suscitados por el histórico tratado firmado el 14 de julio en Viena entre Irán y las grandes potencias.

El Consejo de Cooperación del Golfo está integrado por Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Catar.

“No cabe ninguna duda de que si se aplica completamente el acuerdo de Viena, Egipto y todos los países de esta región estarán más seguros que nunca”, afirmó Kerry en una rueda de prensa junto al jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Shukri, durante la primera etapa de su gira por Oriente Medio y Asia.

Las monarquías del Golfo desconfían de las ambiciones regionales del Irán chiita. No obstante, Arabia Saudita, gran rival de Irán en la región, expresó oficialmente su apoyo al acuerdo.

“Estados Unidos y Egipto reconocen que Irán está implicado en actividades desestabilizadoras en la región, y por eso es tan importante asegurarse de que el programa nuclear iraní sigue siendo plenamente pacífico”, declaró Kerry.

El secretario de Estado, quien también se reunió en la jornada con el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, opinó que Egipto necesita encontrar un “equilibrio” entre su lucha contra una insurrección yihadista sin precedentes y el respeto de los derechos humanos.

Washington sigue denunciando la terrible represión emprendida por el régimen del presidente Abdel Fatah al Sisi contra los partidarios de su predecesor, el islamista Mohamed Mursi, al que derrocó en el 2013.

Pero ambos países, que mantenían relaciones tumultuosas desde la revuelta egipcia de el 2011, se reconciliaron en los últimos meses, sobre todo desde que Estados Unidos retomó en marzo la asistencia militar de $1,300 millones por año.

“Estados Unidos y Egipto están volviendo a encontrar una base más sólida para sus relaciones”, aseguró Kerry.

“Ha habido tensiones aquí y allá sobre algunos temas. Estados Unidos expresó su preocupación (…) en materia de protección de los derechos humanos”, añadió.

Este domingo, un tribunal egipcio aplazó al 29 de agosto el veredicto del nuevo juicio a tres periodistas de la cadena de televisión Al Jazeera, cuya condena a 10 años de cárcel había provocado protestas internacionales.

Detenidos en diciembre del 2013, el australiano Peter Greste, el canadiense Mohamed Fahmy y el egipcio Baher Mohamed están acusados de “difundir informaciones falsas” para apoyar a los Hermanos Musulmanes, la organización a la que pertenecía Mursi.

Durante su entrevista con Sisi, Kerry subrayó “la importancia de la libertad de prensa”, según un diplomático estadounidenseo.

Además, reiteró “el compromiso de Estados Unidos en apoyar a los egipcios en sus esfuerzos para luchar contra el terrorismo y frenar” el desarrollo del grupo yihadista Estado Islámico (EI) “en la región y en Egipto”, según la misma fuente.

El Cairo y Washington están muy preocupados por la insurrección en la península egipcia del Sinaí, lo que Kerry calificó como “amenaza muy grave” para Egipto.

El norte de esa región es el bastión del grupo yihadista Ansar Beit al Maqdes, que pasó a llamarse “Provincia del Sinaí” en señal de lealtad al “califato” autoproclamado por el EI en zonas de Irak y Siria.

Los atentados contra las fuerzas de seguridad se han multiplicado desde que el ejército derrocó a Mursi en 2013. Cientos de policías y de soldados murieron en estos ataques, según las fuerzas de seguridad, que afirman haber matado a más de mil yihadistas en el Sinaí.

El viernes, Washington anunció la entrega a Egipto de ocho de los 12 aviones de combate F-16 prometidos en marzo.

“Hemos aumentado de forma significativa la cooperación militar, como se puede comprobar con la entrega de los F-16 y otros equipos y bienes esenciales para la lucha contra el terrorismo”, dijo Kerry.

En Doha, el secretario de Estado mantendrá además un encuentro tripartito con sus homólogos ruso y saudí, Serguei Lavrov y Adel al Jubeir, respectivamente, para abordar asimismo las guerras en Siria y Yemen, según fuentes estadounidenses.

Kerry, cuya gira durará hasta el 8 de agosto, no pasará por Israel, uno de los mayores aliados de Washington en la región y uno de los críticos más acérrimos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní.

  Comentarios