Mundo

Demanda por deudas se une a la polémica estancia en Francia del rey saudí

La visita del rey saudí a la mansión que tiene su familia en la Riviera francesa terminó el lunes tras ocho días de controversia en torno a una playa pública que se cerró a su llegada.
La visita del rey saudí a la mansión que tiene su familia en la Riviera francesa terminó el lunes tras ocho días de controversia en torno a una playa pública que se cerró a su llegada. AFP/Getty Images

La polémica estancia en la Costa Azul francesa del rey Salmán de Arabia Saudí, que llevó a cerrar una playa expresamente para su disfrute, se ha visto acompañada de una demanda por facturas impagadas de un médico francés, que lamentó que el monarca no aprovechara sus vacaciones para saldarlas.

“Antes de irse, podría pagar sus facturas de 3,7 millones de euros. ¡Un gesto de educación!”, indicó en su cuenta de Twitter el médico de urgencias Patrick Pelloux, uno de los más célebres de Francia en su especialidad.

El problema, según dijo el martes Pelloux en el diario “Le Parisien”, “no es que se privatice una pequeña playa”, sino que “riquísimos jefes de Estado y personal diplomático” vayan a Francia a tratarse sin abonar la cuenta.

Esa cifra, según precisó la entidad que representa a los hospitales de París, AP-HP, se limita solo a los centros de la capital francesa y engloba la deuda acumulada en total por ciudadanos saudíes, la embajada y empresas de ese país en los últimos años.

El listado de morosos, según señaló ese organismo a principios de julio, lo encabezan Argelia, con 31,6 millones, Marruecos (11 millones) y Estados Unidos (5,7 millones), seguidos por Arabia Saudí en séptimo lugar, mientras que la deuda de España se eleva a 2,1 millones, de un total de 118,6 millones hasta finales de 2014.

Reclamar ese tipo de facturas a un Estado extranjero, según “Le Parisien”, implica la mediación del Ministerio francés de Exteriores, lo que podría levantar susceptibilidades y dificulta la recuperación del dinero.

El diario recuerda que París y Riad firmaron a finales de junio, al término de una comisión conjunta de seguimiento franco-saudí acuerdos por valor de 10.800 millones de euros, por lo que esos 3,7 millones suponen “una gota de agua”.

Salmán bin Abdulaziz, que llegó al aeropuerto de Niza el pasado 25 de julio para instalarse en una mansión de su propiedad cercana a Cannes, abandonó Francia este domingo, junto con gran parte de su cortejo de unos mil acompañantes.

No se descarta que el rey saudí, que tenía previsto permanecer en Francia hasta el 20 de agosto, acortara sus vacaciones por la polémica generada por el cierre de la playa, pero este extremo no ha sido confirmado ni por el Gobierno francés ni por la diplomacia saudí.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios