Mundo

El Vaticano reitera su oposición al embargo contra Cuba

El papa Francisco camina por la Santa Sede junto al Secretario de Estado Vaticano Pietro Parolin (izq.) y el cardenal Giuseppe Versaldi.
El papa Francisco camina por la Santa Sede junto al Secretario de Estado Vaticano Pietro Parolin (izq.) y el cardenal Giuseppe Versaldi. AP

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, afirmó el jueves que la Santa Sede es contraria al embargo impuesto hace 50 años por Estados Unidos a Cuba porque “causa angustia y sufrimiento” y que su levantamiento traería una mayor apertura.

“Es bien conocida la posición de la Santa Sede sobre este asunto del embargo, tiene una posición, digamos, contraria. El embargo, este tipo de sanciones, causa angustia y sufrimiento en la población que, digamos, los padece”, aseguró Parolin en una entrevista con el Centro Televisivo Vaticano.

“La Santa Sede (…), a nivel de Naciones Unidas y de la Asamblea General, siempre ha apoyado las propuestas que piden una revocación del embargo en Cuba”, agregó.

A juicio de Parolin, “es de esperar (…) que una medida de este tipo pueda traer consigo una mayor apertura desde el punto de vista de la libertad y los derechos humanos, e influir en estos aspectos fundamentales para la vida de la población”.

El papa Francisco realizará el 19 de septiembre su décimo viaje internacional, que le llevará a Cuba y Estados Unidos durante nueve días.

En Cuba permanecerá desde el 19 hasta el 22 de septiembre, fecha en la que se trasladará a Estados Unidos, donde se quedará hasta que el 27 de septiembre emprenda viaje de regreso a Roma.

La visita del papa Francisco a Cuba y Estados Unidos se produce después de la mediación de la Santa Sede para lograr el deshielo entre los dos países, que condujo al anuncio, el pasado 17 de diciembre, de la reanudación de sus relaciones.

El pasado 16 de septiembre, el presidente de EEUU, Barack Obama, urgió a los empresarios del país a presionar al Congreso para levantar el embargo a Cuba, al destacar las “significativas oportunidades económicas” del proceso de normalización de las relaciones bilaterales.

  Comentarios