Mundo

Egipto y Jordania unen sus fuerzas

El rey de Jordania Abdalá II (der.), saluda al presidente egipcio, Al Sisi (izq.), a su llegada a la base militar de Marka, en Ammán, Jordania, el jueves.
El rey de Jordania Abdalá II (der.), saluda al presidente egipcio, Al Sisi (izq.), a su llegada a la base militar de Marka, en Ammán, Jordania, el jueves. EFE

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, y el rey jordano, Abdalá II, propugnaron el jueves una “estrategia completa” para combatir el terrorismo y mostrar “la tolerancia y la moderación” del Islam, según un comunicado de la Casa Real jordana.

Al Sisi realizó el jueves una breve visita a Ammán, la primera desde que el Ejército egipcio -que entonces dirigía- derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi, el 3 de julio de 2013.

En su encuentro, los responsables egipcio y jordano destacaron la “importancia de crear un plan completo, estratégico y de colaboración entre varias partes para combatir el terrorismo y a todos los que lo practican en nombre del islam”.

Ambos dirigentes se refirieron indirectamente a la amenaza que representan los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que domina amplias zonas de Irak y Siria, y cuyas acciones llevaron a Estados Unidos a liderar una alianza mundial para luchar contra ellos.

Sin embargo, el comunicado no mencionó de forma expresa al EI ni a otros grupos islamistas, como los Hermanos Musulmanes, que Egipto y países como Arabia Saudí y Emiratos han declarado terroristas, si bien en Jordania constituyen el principal grupo de oposición política.

El viaje de Al Sisi a Jordania se produce después de que el “número dos” de la cofradía en este país, Zaki Bin Rsheid, fuera arrestado por supuestamente dañar los lazos entre Ammán y Abdu Dabi tras criticar la inclusión de los Hermanos en la lista de organizaciones terroristas elaborada por las autoridades emiratíes.

Por otra parte, el presidente egipcio y el monarca jordano también coincidieron en la necesidad de “promulgar las verdaderas enseñanzas del islam, que rechaza la violencia y el extremismo, y llama a la colaboración de las naciones árabes e islámicas para conseguir ese objetivo”, según la nota.

Además, pidieron a “todos los poderes influyentes que trabajen para reanudar el proceso de paz entre palestinos e israelíes, y para quitar los obstáculos que impiden la vuelta a las negociaciones de acuerdo a la visión de los dos estados”.

Advirtieron a Israel de los “peligros inherentes” que supondría cambiar el status quo en Jerusalén, en particular en la Explanada de las Mezquitas.

Respecto al resto de la región, reclamaron una solución política en Siria y la reconciliación entre las distintas partes del pueblo iraquí, al tiempo que mostraron su apoyo al Gobierno iraquí en su lucha contra el terrorismo.

  Comentarios