Mundo

El Parlamento británico pedirá a EEUU información sobre documento de la CIA

Un comité del Parlamento británico pedirá a Estados Unidos documentos sobre la posible participación del Reino Unido en el programa de interrogatorios de la CIA a sospechosos terroristas, indicó el diputado conservador Malcolm Rifkind en un artículo publicado este domingo en el dominical “The Sunday Telegraph”.

Rifkind es el presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad de la Cámara de los Comunes, que investiga actualmente si el Reino Unido fue cómplice de los malos tratos practicados contra los sospechosos por parte de EEUU tras los atentados de 2001.

En el artículo, el parlamentario dijo que ahora quiere establecer también si los servicios secretos del Reino Unido solicitaron al Senado de EEUU que se censuraran algunos párrafos del documento que elaboraron sobre las torturas de la CIA tras los ataques de 2001, y en los se podría hacer referencia a una presunta complicidad británica.

Hace unos días, el Gobierno británico admitió que las agencias de inteligencia del país mantuvieron contactos con sus colegas de EEUU antes de publicarse el informe del Senado de EEUU y precisó que, si se pidió la eliminación de información relacionada con el Reino Unido, se habría hecho por razones de “seguridad nacional”.

Según Rifkind, es el Gobierno de EEUU que debe decidir si facilita al comité material que pudo ser censurado del informe.

“Estamos dando pasos para tratar de obtener información”, añadió Rifkind, quien admitió, no obstante, que no podía decir si la petición de su comité tendría éxito.

Un informe divulgado el martes por el Comité de Inteligencia del Senado de EEUU señala que la Agencia Nacional de Inteligencia de EEUU (CIA) llevó a cabo interrogatorios “más brutales” de lo que admitió tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra EEUU.

Los medios británicos revelaron hace unos días que unas referencias a los servicios secretos del Reino Unido fueron eliminadas del informe del Senado a petición propia.

El resumen del documento estadounidense no menciona a los servicios secretos del Reino Unido.

  Comentarios