Mundo

Australia promete una investigación transparente sobre toma de rehenes

El primer ministro australiano, Tony Abbott, ofrece una rueda de prensa en el Parlamento en Canberra, Australia, el miércoles.
El primer ministro australiano, Tony Abbott, ofrece una rueda de prensa en el Parlamento en Canberra, Australia, el miércoles. EFE

Australia abrió este miércoles una investigación para esclarecer cómo un islamista desequilibrado y con un pasado violento pudo obtener la nacionalidad y no se encontraba bajo vigilancia cuando el lunes pasado protagonizó una toma de rehenes en Sidney.

Al cabo de 16 horas de secuestro en un café del centro de Sídney, la toma terminó la madrugada del martes con un asalto de las fuerzas especiales, en el que murieron el captor y dos de los 17 rehenes.

El autor de los hechos, Man Haron Monis, de 50 años y nacido en Irán, estaba en libertad bajo fianza tras ser imputado por complicidad en el asesinato de su ex mujer.

El individuo era también objeto de denuncias por decenas de agresiones y abusos sexuales.

El mes pasado publicó un mensaje en su sitio web en el que prestaba juramento al “califa de los musulmanes”, lo que podría referirse al líder del grupo yihadista Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, así autoproclamado.

Muchos se preguntan ahora por qué nadie inquietó a este hombre que según el primer ministro Tony Abbot era un extremista con un pasado violento y desequilibrios mentales.

  Comentarios