Mundo

Casa Blanca dice se ‘violó protocolo’

La invitacion fue una gestión coordinada entre Boehner y el líder de la mayoría republicana en el senado, Mitch McConnell, de acuerdo con un asistente republicano.
La invitacion fue una gestión coordinada entre Boehner y el líder de la mayoría republicana en el senado, Mitch McConnell, de acuerdo con un asistente republicano. AP

La Casa Blanca calificó el miércoles como “una violación del protocolo” la invitación del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para que viaje a Washington y se dirija al pleno del Congreso.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró que la Administración no ha tenido noticias del Gobierno israelí sobre si finalmente Netanyahu tiene previsto hablar ante el Congreso el 11 de febrero.

Earnest explicó que el protocolo habitual es “que el líder de un país se ponga en contacto con el líder del país al que va a viajar” antes de efectuar el desplazamiento, pero el Gobierno de Washington no supo del viaje de Netanyahu hasta la mañana del miércoles, y no fue a través del Ejecutivo israelí.

Asimismo, el portavoz dijo que la Casa Blanca se reserva “cualquier juicio” sobre un posible encuentro entre Obama y el primer ministro israelí.

El secretario de Estado, John Kerry, dijo en rueda de prensa conjunta con la nueva jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que la invitación a Netanyahu a través del presidente de la Cámara Baja es “inusual”, pero el mandatario israelí es “siempre bienvenido”.

“Tradicionalmente, conocemos los planes de un líder de venir a EEUU por separado, más allá de saberlo a través del presidente de la Cámara, que es como nos enteramos del plan de venir del primer ministro Netanyahu para dar un discurso en una sesión conjunta” del Congreso, confirmó la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

“No tenemos información en este punto sobre de qué va a hablar. Obviamente, mantenemos conversaciones con el primer ministro Netanyahu sobre una serie de cuestiones (…) y, sin duda, continuarán”, agregó la portavoz.

Las relaciones entre Israel y Estados Unidos continúan siendo muy estrechas, aunque la relación entre el propio Obama y el primer ministro israelí no es precisamente fluida.

Ambos se han enfrentado por la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania, así como por el interés de Estados Unidos en encontrar un punto de encuentro con Irán para abordar su programa nuclear.

La administración Obama ha pedido a los republicanos en el Congreso que no boicoteen el proceso de negociación nuclear con Irán imponiendo nuevas sanciones al régimen de Teherán.

  Comentarios