Mundo

Yemen se enfrenta al vacío político

Varios niños pasan junto a los restos de un vehículo mientras inspeccionan los daños registrados tras la explosión de un artefacto en Saná, Yemen el viernes.
Varios niños pasan junto a los restos de un vehículo mientras inspeccionan los daños registrados tras la explosión de un artefacto en Saná, Yemen el viernes. EFE

Yemen, pieza maestra en el dispositivo norteamericano de lucha contra Al Qaida, se encontraba este viernes sin gobierno y sin presidente, tras la dimisión de los dos jefes del ejecutivo bajo la presión de la poderosa milicia chiita Ansarualá que controla la capital Saná.

Se espera que el Parlamento, que debe pronunciarse sobre la dimisión del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, se reúna el domingo en sesión extraordinaria, a pesar del imponente despliegue de los milicianos de Ansarualá, también llamados hutíes, en la capital.

Los hutíes, que tomaron el palacio presidencial el martes, rodean la sede del Parlamento desde la noche del jueves, así como las residencias del ministro de Defensa y del jefe de los servicios de inteligencia, Ali al Ahmedi, según testigos y un responsable de seguridad.

Los milicianos llamaron este viernes a sus seguidores a mostrar su “apoyo a las medidas revolucionarias”, en referencia a su despliegue en Saná. Varios miles de simpatizantes respondieron a la convocatoria y se manifestaron en el norte de la capital.

Mientras tanto, cientos de personas desfilaron cerca de la Universidad de Saná contra los hutíes y en apoyo a Hadi, según testigos. Otras manifestaciones a favor del presidente se celebraron en Taez y Hodeida.

El día transcurrió bastante tranquilo en Saná, aunque se produjeron dos explosiones contra viviendas de miembros de la milicia Ansarualá, que no causaron ninguna víctima.

“El Parlamento celebrará el domingo una sesión extraordinaria para estudiar evoluciones en el país”, según solicitó el presidente de la Cámara, Yahya al Rai, indicó la agencia oficial Saba.

  Comentarios