Mundo

EEUU y la OTAN firmes a favor de Ucrania

Servicios de el Nuevo Herald

Una niña arropada con la bandera ucraniana prende velas en una plaza de Kiev, Ucrania, en memoria de las víctimas de la ofensiva lanzada por separatistas prorrusos en Mariupol.
Una niña arropada con la bandera ucraniana prende velas en una plaza de Kiev, Ucrania, en memoria de las víctimas de la ofensiva lanzada por separatistas prorrusos en Mariupol. EFE

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, pidió el sábado a Rusia que ponga fin “inmediatamente” a su apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, que anunciaron haber lanzado una ofensiva contra el puerto estratégico de Mariupol, según reportó la agencia de noticias AFP.

Kerry reclamó igualmente a Moscú “el cierre de la frontera internacional con Ucrania y la retirada de todas sus armas y combatientes y apoyo financiero”, mediante un comunicado emitido en Zúrich, al término de su asistencia en el Foro Económico de Davos.

“De lo contrario, la presión internacional y de Estados Unidos sobre Rusia y sus intermediarios aumentará”, avisó el jefe de la diplomacia norteamericana.

Washington y la Unión Europea ya impusieron una serie de sanciones económicas a Moscú por su presunta implicación en el conflicto ucraniano.

En el mismo sentido, la agencia EFE reportó que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió también el sábado a Rusia que ponga fin a su apoyo político, militar y financiero a los separatistas prorrusos en Ucrania y que respete sus compromisos internacionales.

“Insto a Rusia a que cese en su apoyo militar, político y financiero de los separatistas, a que deje de desestabilizar Ucrania y a que respete sus compromisos internacionales”, dijo Stoltenberg en un comunicado de prensa.

El líder aliado señaló que “los combates en Ucrania se han intensificado y hay indicios de una ofensiva amplia de los separatistas respaldados por Rusia en múltiples lugares de Donetsk y Lugansk, al igual que en la ciudad de Mariupol”, en el este ucraniano.

Con anterioridad también se habían producido ataques indiscriminados en Donbas y la negativa de los separatistas prorrusos de acatar el alto al fuego.

Stoltenberg subrayó que esa situación “es otra falta de respeto del alto el fuego.

Asimismo, recordó que desde hace meses se ha señalado la presencia de fuerzas rusas en el este de Ucrania, “al igual que un sustancial aumento de equipamiento ruso como tanques, artillería y sistemas de defensa aérea avanzados”.

Las tropas rusas en el este de Ucrania “están apoyando esas operaciones ofensivas a través de comando y control de sistemas, de la defensa aérea con misiles tierra-aire, con sistemas aéreos no tripulados, así como de lanzamiento de misiles y para la guerra electrónica”, señala el comunicado de la OTAN.

La petición de la Alianza Atlántica se suma a la lanzada también por la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, que informó de que por la tarde conversó por teléfono con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko.

“Han tratado sobre el deterioro de la situación sobre el terreno en Ucrania oriental y las posibles vías para abordar la situación. Han convenido en mantenerse en estrecho contacto durante las próximas horas”, según un comunicado de la portavoz de la jefa de la diplomacia europea.

Con anterioriad, Mogherini había advertido de que esta escalada del conflicto armado en el este de Ucrania “ha tenido consecuencias trágicas contra la población, que lleva ya sufriendo demasiado”.

Agregó que ello “va a llevar necesariamente a un grave deterioro en las relaciones entre la UE y Rusia”, según un comunicado, en el que también pidió a Moscú usar su “considerable influencia” en los líderes separatistas para que cejen los ataques y le reclamó el fin de su apoyo militar, político o financiero.

“Así se prevendrán consecuencias desastrosas para todos. Aquellos responsables de la escalada de las acciones hostiles deben cejar y cumplir los compromisos”, añadió.

En Ucrania, el ministro de Defensa del país, Stepán Poltorak, dijo que las milicias separatistas han iniciado una amplia ofensiva contra las posiciones de las fuerzas gubernamentales a lo largo de todo el frente en el este del país.

Decenas de muertos

Lo que ha motivado la posiciones más drásticas de EEUU y la OTAN es la escalada de la crisis en Ucrania.

Al menos 30 civiles murieron este sábado en bombardeos con lanzacohetes múltiples Grad en Mariupol, puerto estratégico y última ciudad importante del este de Ucrania controlada por Kiev, durante la ofensiva lanzada por separatistas prorrusos, informó la AFP.

“La ofensiva sobre Mariupol ha comenzado hoy”, declaró este sábado el dirigente de la república autoproclamada de Donetsk, Alexandre Zajarchenko.

La conquista de esta ciudad industrial de medio millón de habitantes ubicada al borde del mar de Azov le permitiría a Rusia y a los rebeldes crear un puente terrestre hacia Crimea, península ucraniana anexionada por Moscú en marzo.

Zajarchenko no quiso pronunciarse sobre los bombardeos que alcanzaron un barrio muy poblado de la ciudad el sábado por la mañana. Otros responsables separatistas negaron, por su parte, su responsabilidad en lo ocurrido y denunciaron una “provocación” de las fuerzas de Kiev.

Este sangriento ataque se produce pocos días después de que el ejército ucraniano abandonara el aeropuerto de Donetsk que controlaba desde hace meses, lo que supone un giro psicológico en este conflicto que ya ha dejado más de 5,000 muertos en nueve meses.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, afirmó en un comunicado que su país luchará “hasta la victoria total” contra los separatistas prorrusos.

“Es una nueva etapa en la escalada del conflicto. El objetivo del ataque es desacreditar al poder ucraniano y provocar protestas en ciudades cercanas al frente”, explicó a la AFP Oleksii Melnik, analista del centro independiente Razumkov.

Mariupol, que tiene dos de las mayores instalaciones metalúrgicas de Ucrania y por donde transitan la mayoría de las importaciones y exportaciones regionales, “tiene una importancia estratégica”, aseguró, por su parte, Olexandre Suchko, director del Instituto de Cooperación Euroatlántica con sede en Kiev.

“El Kremlin envía un mensaje a Ucrania y a la comunidad internacional: la línea del frente podría moverse si Kiev no hace concesiones”, agregó.

“Los rebeldes no necesitan paz, cumplen las órdenes del Kremlin para que se produzca una escalada de la situación en el Donbass”, la cuenca minera escenario desde abril de la rebelión armada prorrusa, lamentó el ejército ucraniano.

El secretario del consejo de seguridad nacional, Olexandre Turchinov, declaró que el presidente ruso, Vladimir Putin, era “personalmente responsable” del drama en la ciudad de Mariupol.

Kiev denuncia desde principios de esta semana la entrada de batallones rusos en territorio de Ucrania, y numerosos ataques contra posiciones del ejército ucraniano.

  Comentarios