Mundo

El Estado Islámico da un ultimátum para matar a rehenes japonés y jordano

El grupo Estado Islámico (EI) difundió el martes un nuevo supuesto mensaje de audio del secuestrado japonés Kenji Goto.
El grupo Estado Islámico (EI) difundió el martes un nuevo supuesto mensaje de audio del secuestrado japonés Kenji Goto. AFP/Getty Images

El grupo Estado Islámico (EI) difundió el martes un nuevo supuesto mensaje de audio del secuestrado japonés Kenji Goto, a través del cual da un ultimátum de 24 horas para que se atiendan sus demandas o de lo contrario matará a este rehén y al piloto jordano Muaz Kasasbeh.

El audio, publicado en Youtube y de un minuto y 50 segundos de duración, aparece acompañado de una fotografía de Goto, vestido con un mono naranja y sosteniendo en sus manos una instantánea de Kasasbeh, con la barba pintada.

“Este es mi último mensaje, me han dicho que la barrera de mi libertad es solo el retraso por parte de Jordania en entregar a Sayida”, dice Goto en inglés durante la alocución, cuya autenticidad no pudo ser comprobada.

El rehén se refería a Sayida Rishawi, una extremista iraquí detenida en Jordania tras ser condenada a muerte por el intento de ataque suicida a un hotel en el 2005 en Ammán, que no llegó a efectuar porque le falló el cinturón de explosivos que llevaba encima.

“El tiempo se agota rápido ahora. Ella ha sido prisionera durante una década, yo solo por unos pocos meses. Un intercambio rápido. Ella por mí”, agrega el rehén.

Goto insta al gobierno de Tokio a presionar a las autoridades jordanas para que pongan en libertad a Rishawi porque solo le quedan 24 horas de vida, “y al piloto incluso menos”.

“Por favor, no nos dejéis morir”, ruega el secuestrado, que añade que “cualquier táctica dilatoria” solo acarreará su muerte y la de Kasasbeh. “La pelota está ahora en el tejado de Jordania”, concluye.

Esta es la segunda supuesta grabación de audio de Goto difundida por el EI en tres días.

La primera fue empleada por los extremistas para anunciar por boca del rehén que su compañero de cautiverio, Haruna Yukawa, había sido decapitado.

Ambos secuestrados japoneses aparecieron en un video para que Tokio abonara una rescate de $200 millones.

  Comentarios