Mundo

Un transexual español fue recibido por el papa Francisco

La vida privada del español Diego Neria, quien hace ya unos años se sometió a un cambio de sexo, se ha convertido en pública después de conocerse que fue recibido por el papa Francisco.
La vida privada del español Diego Neria, quien hace ya unos años se sometió a un cambio de sexo, se ha convertido en pública después de conocerse que fue recibido por el papa Francisco. EFE

La vida privada del español Diego Neria, quien hace ya unos años se sometió a un cambio de sexo, se ha convertido en pública después de conocerse que fue recibido por el papa Francisco.

“Estoy abrumado con esto, ni me lo esperaba ni lo quería”, afirmó Neria en una entrevista con Efe .

Desde que el diario Hoy publicara que el Pontífice había recibido en audiencia privada en Roma a este hombre, de 48 años, en el municipio de Plasencia, situado en el este de España, donde reside, no se habla de otra cosa.

El papa recibió el pasado sábado 24 de enero a Diego Neria, después de que éste se pusiera en contacto con el pontífice para pedirle apoyo ante el rechazo y la incomprensión que sufre a causa de su cambio de sexo.

Muchos medios de comunicación se han hecho eco de la noticia, los vecinos hablan del tema y solo quienes conocen “de verdad” a Diego no quieren hablar del pasado de este hombre, que nació mujer y que hace ochos años decidió someterse a una cirugía de reasignación de género.

“Esto no es una noticia amarilla. Esto es algo sagrado, es una noticia preciosa y bonita que no puede ser destrozada”, declaró Diego, quien se muestra molesto tanto con la “exagerada” repercusión mediática de su encuentro con el papa como por el hecho de que se haya escarbado en su vida privada.

Eludió hablar de su pasado como mujer, pues lo importante para él y su pareja es el presente y el futuro.

“No voy a decir que me arrepiento- en alusión al encuentro con Francisco - porque pasaría por lo que hiciera falta con haber vivido lo que yo he vivido en Roma, pero nos está siendo muy duro”, agregó.

“Para dos personas que lo que quieren es vivir tranquilamente, todo esto nos tiene fritos”, señaló Diego, quien reclama “vivir este momento en la intimidad”.

Sencillamente quiere ser feliz: “esto para mí ha sido un regalo después de muchos años de lucha”.

Según recoge el diario Hoy, Diego, tras su reasignación de género, sufrió la incomprensión y el rechazo de parte de su entorno social, incluidas algunas personas católicas.

De ahí que se decidiera a enviar una carta al Papa, “un señor que es un cielo, con una calidad humana que se multiplica por millones cuando lo tienes delante”.

“No te imaginas - dijo en una entrevista - lo que este hombre transmite, es impresionante”.

  Comentarios