Mundo

Video aficionado, clave para pesquisa en Alemania

Numerosas personas rinden homenaje a las víctimas del centro comercial Olympia, en Munich, donde murieron 10 personas en un tiroteo, en una imagen del 24 de julio del 2016.
Numerosas personas rinden homenaje a las víctimas del centro comercial Olympia, en Munich, donde murieron 10 personas en un tiroteo, en una imagen del 24 de julio del 2016. EFE

Gritos, insultos y balazos: un video aficionado de dos minutos grabado con un teléfono ha permitido a las autoridades obtener muchos detalles sobre la matanza de Múnich.

El video fue autentificado por la policía y ha sido difundido ampliamente en las redes sociales. La grabación muestra el intercambio entre el joven autor de la matanza, David Ali Sonboly, de 18 años, y un hombre que desde su balcón presenció los hechos en el centro comercial.

El jefe de la policía de la región de Baviera, Robert Heimberger, reveló el domingo que el video fue grabado después que el agresor perpetrara la matanza, que dejó 9 muertos.

En el video, Thomas Salbey, un hombre de 57 años, cuyo balcón da al lugar de los hechos, increpa al asesino, mientras que Mersad, otro vecino de 20 años, graba la escena.

“Hijo de p...”, “¿Qué estupidez estás haciendo? y ”cabrón“ son los insultos que Thomas Salbey grita desde el quinto piso con un marcado acento bávaro.

Entonces intenta advertir a los peatones. “Tiene un arma”, dijo primero, y luego gritó “cargó el arma“. Después le profiere insultos racistas.

“Soy alemán, nací aquí. En un barrio del Hartz IV”, nombre del subsidio por desempleo de larga duración, replicó el agresor.

“Tú lugar está en un [hospital] psiquiátrico”, le contestó.

Después, el autor de la matanza intenta acallar al temerario interventor. “Ya no quiero escuchar una palabra más”, dijo.

Entonces se escuchan disparos y uno de esos tiros golpea el balcón de Thomas Salbey.

“Incluso intenté lanzarle una botella de cerveza”, contó este último a la edición dominical del diario Die Welt.

El autor del video sostiene que lo grabó para avisarle a sus amigos en las redes sociales.

“Nunca pude imaginar que fuera difundido en el mundo entero”, dijo.

Sin saberlo, Thomas Salbey podría haber contribuido a frenar al autor. La policía confirmó que después de la discusión ya no mató a nadie más. Un poco más tarde se suicidó.

“Él desestabilizó al autor, lo irritó” con los insultos, explicó Heinz Kraft, un experto en negociación con secuestradores, a medios locales. Kraft considera que esto es lo que hay que hacer para ganar tiempo y permitir que la gente se ponga a salvo.

Por otra parte, la policía alemana indicó que considera que la agresión con un machete este domingo por un joven solicitante de asilo en Reutlingen, que dejó un muerto y dos heridos, fue un “crimen pasional”.

“Cuando un hombre y una mujer se pelean, partimos del principio que se trata de un crimen pasional”, dijo un portavoz de la policía local a la agencia de prensa DPA.

El hombre “discutió” con esa mujer y la mató “con un machete”, y luego hirió a una segunda mujer y a un hombre, explicó la policía en un comunicado.

La policía conocía los antecedentes del joven, que aparentemente actuó solo.

El ataque ocurrió cerca de la estación de tren de la localidad, de 100,000 habitantes, cerca de Stuttgart.

“Probablemente no hay peligro para la población de Reutlingen y sus alrededores” añadió la policía.

Según la cadena de televisión NTV, se vivieron escenas de pánico en el centro de la localidad tras esta agresión múltiple.

Alemania vive en estado de inquietud tras un tiroteo protagonizado por un joven de origen iraní en Munich el viernes noche, que dejó 9 muertos y 35 heridos, y otro ataque con hacha perpetrado el lunes pasado por otro solicitante de asilo en un tren en Wurtzbourg, reivindicado luego por el grupo yihadista Estado Islámico.

  Comentarios