Mundo

Reacción mundial ante otra atrocidad del EI

EFE

El teniente Muaz al-Kasasbeh, encerrado en una jaula por los militantes del Estado Islámico, fue quemado vivo por sus captores.
El teniente Muaz al-Kasasbeh, encerrado en una jaula por los militantes del Estado Islámico, fue quemado vivo por sus captores. Associated Press

El rey Abdalá II de Jordania canceló su visita a Estados Unidos, donde se encontraba el martes en un viaje no programado, tras anunciarse el asesinato del piloto.

Según la televisión estatal jordana, el monarca regresó a Jordania después de suspender sus encuentros previstos, como el que pensaba mantener con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden.

El presidente francés, François Hollande, condenó el “bárbaro asesinato” del piloto jordano y aseguró que Francia y Jordania seguirán trabajando contra el terrorismo y por la paz en el Medio Oriente.

“Es inconcebible que un ser humano sea capaz de un acto tan cruel”, afirmó por su parte la canciller alemana, Angela Merkel, en un telegrama de condolencias enviado al rey Abdalá II, en el que también recalca que “Alemania está junto a Jordania en la lucha contra el terrorismo”.

El primer ministro británico, David Cameron, condenó “el repugnante asesinato” y prometió seguir trabajando con Jordania para derrotar a los extremistas.

En un comunicado, Cameron calificó de “terroristas bárbaros” a los militantes del EI al tiempo que alabó “la valentía” del piloto asesinado, “que pagó con su vida” proteger a su país y a otros como parte de la coalición internacional que combate al grupo islamista.

Marruecos, que junto a otros cuatro países árabes participa en la coalición contra el EI, calificó la acción de “crimen abyecto” cometido por el “terrorismo innoble”, según un comunicado del ministerio de Asuntos Exteriores marroquí.

Por su parte, en un comunicado difundido por la televisión estatal de Jordania, que colocó una banda negra en señal de duelo y una foto del piloto, las Fuerzas Armadas jordanas prometieron “venganza” por este asesinato.

Señalaron que “desde el primer momento, cuando fue secuestrado el piloto por el Estado Islámico, las Fuerzas Armadas jordanas, apoyadas por todas las instituciones” del país, “intentaron salvarlo de las manos cobardes de esa mafia de criminales, pero ellos decidieron darle un triste final a su vida”.

Mientras, en las calles de Ammán se concentraron decenas de hombres tribales y simpatizantes del clan Kasasbeh, algunos de los cuales responsabilizaron de la muerte del piloto al gobierno jordano, al rey Abdalá II y a la coalición internacional contra los yihadistas.

Las autoridades jordanas ahorcarán a la integrante de Al Qaeda Sayida al Rishawi y a otros presos acusados de terrorismo, en reacción al asesinato del piloto Muaz Kasasbeh, según confirmaron a Efe fuentes de seguridad.

El EI había pedido la excarcelación de la radical iraquí, condenada a muerte en Jordania, a cambio de la liberación del periodista japonés Kenji Goto, decapitado el pasado sábado, y de perdonarle la vida a Kasasbeh.

Además, al menos tres simpatizantes de la red terrorista Al Qaida que habían sido condenados a muerte en Jordania fueron trasladados a la prisión de Suwaqa, 70 kilómetros al sur de Ammán, donde suelen tener lugar las ejecuciones, dijeron a Efe fuentes cercanas a sus familias.

El líder de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), Jaled Joya, se confesó “horrorizado” por la noticia de la ejecución del piloto jordano.

En un comunicado, Joya, que dirige la principal formación política opositora siria, subrayó que, si esta información se confirma, será “la mayor salvajada cometida por los canallas del Estado Islámico”, grupo yihadista que actúa en Irak y Siria, donde ha proclamado un califato en zonas bajo su control.

  Comentarios