Mundo

China hace más férreo su control sobre internet

/

China anunció el miércoles que los usuarios de blogs y salas de chat deberán registrar sus nombres con los operadores y prometer por escrito no desafiar el sistema político comunista. La medida refuerza el control sobre el uso de internet.

En las últimas semanas, las empresas de tecnología dijeron que las autoridades se han empeñado en bloquear las redes privadas que se usan para eludir los numerosos filtros chinos. China tiene la mayor población de usuarios de internet con 649 millones de personas pero la censura creciente ha enfriado la popularidad de los medios sociales.

Pekín exige desde el 2012 que las compañías de internet obtengan los nombres verdaderos de algunos usuarios. Pero el cumplimiento ha sido irregular y las reglas no especifican qué servicios abarcan.

El anuncio más reciente extiende la obligación de registrarse con el nombre verdadero a blogs, servicios de microblogs como el popular Sina Weibo y las secciones de comentarios en la red. Esos espacios ofrecen a muchos chinos la única oportunidad de manifestar su opinión en público en una sociedad donde el Partido Comunista controla toda la prensa.

Las reglas requieren también que los servicios de internet obliguen por primera vez a los usuarios a firmar un contrato en el que se comprometan a abstenerse de actividad “insalubre e ilegal”.

El anuncio del miércoles ratifica una anterior prohibición a cargar material considerado una amenaza al poder estatal o la seguridad nacional, términos que el partido en el poder usa para describir la oposición al régimen comunista. Advirtió que los operadores tendrán la obligación de desactivar las cuentas de los trasgresores.

El partido gobernante estimula el uso de internet para las empresas y la educación pero trata de bloquear el material que considera subversivo u obsceno. China emite regularmente medidas de censura en respuesta al desafío de la popularidad creciente de las redes sociales.

La Administración China del Ciberespacio dijo que las nuevas reglas se necesitan para combatir “el caos de los nombres”.

  Comentarios