Mundo

Más de 30 muertos por tragedia aérea en Taiwán

/

La imagen de video muestra el momento en el que el avión de TransAsia se estrella el miércoles en el río Jilong en Taipei (Taiwán) con 58 personas a bordo. La cifra de muertos reportada hasta ahora era de 31 personas.
La imagen de video muestra el momento en el que el avión de TransAsia se estrella el miércoles en el río Jilong en Taipei (Taiwán) con 58 personas a bordo. La cifra de muertos reportada hasta ahora era de 31 personas. EFE

El fatal accidente de avión de TransAsia en un río de Taiwán, donde la cifra de muertos asciende a 31, vuelve a atraer la atención del mundo a los desafíos de seguridad que enfrentan las aerolíneas asiáticas de rápido crecimiento.

TransAsia ha estado sumando nuevas rutas rápidamente desde que la aerolínea taiwanesa comenzó a cotizar en bolsa en el 2011. TransAsia y otras empresas similares quieren mantener el paso del auge turístico impulsado por la creciente clase media en la región.

La facilidad y lo económico que resulta volar ayuda a impulsar el económico y da un mejor estilo de vida para los consumidores asiáticos. Pero mientras las aerolíneas transportan más pasajeros por los cada vez más abarrotados cielos, también existe una carrera para tener a pilotos suficientemente capacitados.

“La demanda casi excede a la oferta”, dice John M. Cox, quien pasó 25 años volando para US Airways y ahora es presidente ejecutivo de la consultora Safety Operating Systems.

El veloz crecimiento de las aerolíneas necesita mantener estándares mientras el sector contrata más pilotos, trabajadores de mantenimiento, despachadores y sobrecargos. Cox señala que las líneas asiáticas actualmente cumplen con esos requisitos, pero es un gran desafío.

El vuelo 235 de TransAsia Airways se estrelló el miércoles poco después de despegar de Taipéi, Taiwán, con 58 personas a bordo. Un video tomado desde la cámara del tablero de un auto capturó el momento cuando el avión, virando desesperadamente, esquivó un puente antes de aterrizar un río poco profundo. Al menos 31 personas murieron, hay 15 heridos y 12 aún estaban desaparecidos, informó el Cuerpo de Bomberos de Taipei.

Las operaciones de rescate continuaron después de la medianoche local y en ellas se recuperaron los cadáveres del piloto Liao Chien-tsung, del copiloto Liu Tzu-chung y del ingeniero de vuelos Hung Ping-chung, después de que se sacase, dividido en tres partes, el fuselaje de la aeronave del río al que cayó.

Fue el segundo accidente fatal en poco más de seis meses para la aerolínea y el séptimo incidente serio en las últimas dos décadas, de acuerdo con la publicación aeroespacial Flightglobal. Y ocurre a poco más de un mes de que un avión de la indonesia AirAsia se estrellara contra el Mar de Java con 162 personas a bordo.

A medida que crece la economía del sureste de Asia, más personas viajan.

Las armadoras de aeronaves Airbus, ATR, Boeing, Bombardier y Embrader entregaron una asombrosa cantidad de 1.543 aviones nuevos a las aerolíneas el año pasado. Eso significa que un total de 30 aviones salieron de la línea de ensamblaje cada semana, el mayor radio de producción en la historia de la aviación comercial.

La mayoría de esas aeronaves terminaron en Asia.

TransAsia Airways, la tercera aerolínea en importancia de Taiwán, fue parte de esta racha de compras. Fue fundada en 1951, pero tuvo un gran crecimiento tras debutar en la bolsa de Taiwán en el 2011.

  Comentarios