Opinión

“Santa y Andrés” censurada en La Habana

El nuevo largometraje de Carlos Lechuga, Santa y Andrés, ya ha recogido merecidos elogios en festivales internacionales.
El nuevo largometraje de Carlos Lechuga, Santa y Andrés, ya ha recogido merecidos elogios en festivales internacionales. Cortesía

El programa del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que se celebra en La Habana entre los días 8 y 18 de diciembre, ha excluido el nuevo largometraje de Carlos Lechuga, Santa y Andrés, que viene precedido de no pocos elogios internacionales.

En conferencia de prensa, el presidente del cónclave cinematográfico, Iván Giroud, mencionó cinco películas cubanas dirigidas por: Fernando Pérez, Lester Hamlet, Enrique Álvarez, Jonal Cosculluela y Patricia Ramos.

También se llenó la boca para afirmar que el Festival “defiende el criterio de ser espacio para filmes que no logran visibilidad en otros circuitos”. A lo cual agregó –sabiendo que excluía lo que parece ser una importante película cubana–, “Nos llegan materiales que ofrecen acercamientos a temáticas bien complejas de nuestros tiempos como la diversidad, la religión y otros…”

Santa y Andrés afronta, precisamente, esos puntos de vista complejos y diversos, sobre un escritor marginado y homosexual y de la persona reclutada por la policía política para vigilarlo, que recuerda la ordalía sufrida por Reinaldo Arenas, Delfín Prats o René Ariza, por solo mencionar tres modelos que le sirvieron a Lechuga, luego de rigurosa investigación, para escribir el guión.

Utilizando un viejo recurso estalinista, que pienso no tenga los mismos efectos de antaño, ya apareció el primer ataque contra el director en la internet, suscrito por un tal Arthur González en el sitio El Heraldo Cubano, que luego rebotara en el website noticioso español Tercera Información.

En el agobiante libelo se hace una historia disparatada de los intentos de Estados Unidos por desestabilizar a Cuba mediante manifestaciones artísticas y de cómo este nuevo filme sirve a esos propósitos. Es muy curioso que ponga en solfa el término “independiente” para producir cine entre los jóvenes, como uno de los tantos empeños anticastristas. “Desmontar la historia y entregarla deformada a las nuevas generaciones”, es como califica el argumento de Santa y Andrés, “largometraje que pretende enturbiar la obra revolucionaria”, agrega con acritud.

Lechuga ha debido salir a la palestra en los magros medios sociales de Cuba, donde más de la mitad de su público potencial no tiene acceso, para defender su posición de cineasta comprometido con los avatares nacionales. Algunos colegas lo han defendido en esas mismas plataformas pero ninguno ha aprovechado la circunstancia especial de ser invitado del Festival para protestar y negarse a participar si a Lechuga no se le restituyen los mismos derechos.

Consta que los productores de Santa y Andrés entregaron temprano su solicitud de participar en el evento de La Habana, luego de recibir elogios en otros festivales relevantes como los de Toronto y San Sebastián.

El actual director del Festival, Iván Giroud, por su parte, se ha vuelto especialista en quitarle el cuerpo a los problemas. Ya se sabe de sus malabares cuando la película de Laurent Cantet, Regreso a Ítaca, también fue prohibida. Todo parece indicar que muy poco ha hecho por un cineasta de la generación de su sobrino Pavel Giroud, quien si ha protestado, desde España, por la injusticia.

Desde que concediera entrevistas sobre Santa y Andrés, Lechuga fue transparente sobre el propósito de su obra, un tributo a los intelectuales y artistas defenestrados que no han recibido una satisfacción pública. También fue crítico sobre la preferencia recibida por productores de Estados Unidos utilizando a Cuba como escenario pintoresco de sus superproducciones.

El Festival ahora se vanagloria de contar con la presencia de Oliver Stone y Brian de Palma, entre los invitados, quienes pudieran aprovechar su fama para defender a un colega en desgracia, como han hecho en otros sitios del mundo.

Crítico y periodista cultural.

  Comentarios