Opinión

Trump, un presidente inaccesible

Antes de asumir la presidencia, Trump usó Twitter para azuzar a los fabricantes de automóviles. Les dijo que sí seguían deslocalizando la producción tendrían que pagar altos impuestos. Los empresarios entendieron que ese mensaje no era una bravata y horas después anunciaban su inversión en EEUU. Esto confirma que política y economía andan juntas. Demostró que puede digitar el poder y no vacilará en hacerlo. No lo inhiben las marchas de sus adversarios o desatar protestas que movilicen a la policía internacional. Fue elegido según las leyes norteamericanas.

Donald Trump, hijo de immigrantes de origen alemán y escocés, es un magnate y showman acostumbrado a los reflectores, pero no tiene experiencia como político. Aunque le bastó actuar como un astuto hombre de negocios para encumbrarse como presidente de los Estados Unidos. Pero si toma una decisión desacertada, puede crear caos y desestabilización y afectar a millones de personas.

La gente está atemorizada porque representa a los republicanos, con mayoría en el Congreso, es decir, poder absoluto. Pese al estilo provocador que lo caracteriza, logró capitalizar el descontento que existe entre la clase obrera y media estadounidense, que todavía padece los efectos de la crisis. Porque el desempleo aún planea en ese país. Los atentados terroristas le permitieron impulsar el rechazo hacia los inmigrantes musulmanes.

Sus primeras medidas están enfocadas a eliminar el Obamacare; de manera similar actúan los gobernantes sudamericanos destruyendo los proyectos de sus antecesores. Lo ideal sería mejorar ese programa. Influenciado por su espíritu constructor está obsesionado con levantar el muro, para frenar el acceso a los inmigrantes mexicanos. Existen 11 millones de indocumentados, a quienes ya los amenazó con imponerles un 5% a sus remesas e impedirles que puedan hacer envíos a sus familiares.

¿Qué estrategia aplicará a los inmigrantes que trabajan, pagan impuestos, consumen productos, servicios, hacen labores que no gustan a todos los norteamericanos pero tienen derechos humanos? El aparato productivo los necesita. ¿Acaso piensa reemplazarlos con robots?

Anunció que renegociará los tratados comerciales como el NAFTA, TPP, TLC, etc., pues prefiere los acuerdos bilaterales, aunque estas negociaciones tienen acápites sensibles. Trump apuesta por el modelo proteccionista, privilegiando el made in USA. Actualmente el comercio internacional está globalizado, se mueve en bloques y según reportes de la OMC, Estados Unidos, China, Japón y Alemania han liderado los últimos tiempos las estadísticas del intercambio comercial a nivel mundial.

Definitivamente desea cambiar las formas de comercio y producción, cuyos costos se sustentan en la mano de obra, tecnología, transporte y políticas arancelarias. Esta decisión afectaría especialmente a China y el sudeste asiático, al igual que México, entre otros países de Latinoamérica, cuyas relaciones se han enfriado sensiblemente. Es necesario observar los resultados de la aplicación de este tipo de medidas que irán acompañadas por incentivos y subsidios para las grandes corporaciones.

Aunque Trump lidera una potencia estratégica cuya dinámica comercial le otorga influencia no solo en México y Cuba, sus vecinos más cercanos, Norteamérica no es una isla, es miembro de organizaciones internacionales como la OTAN, OMC, OEA, etc., y cada una de ellas tienen reglas y compromisos que cumplir a nivel mundial. Aunque el presupuesto militar estadounidense sea superior al de Europa.

Él sataniza a los medios, pero ellos solo intentan reflejar la conducta del millonario acostumbrado a lidiar con la competencia, donde suelen utilizarse otras armas. Cada frase suya ha repercutido como detonante, bien podría ser conciliador y abrir la puerta del diálogo. Es negativa la atmósfera que crea desinformación, pues la malinterpretación de un hecho puede crear una crisis internacional. No es suficiente, ni correcto que un gobernante pretenda comunicarse con la población vía Twitter y que lo use para estar en contacto con el mundo entero.

Este líder impone un estilo prepotente, avasalla, porque es triunfalista y actúa de manera desafiante, pero cree en Dios, podría ser tolerante. Su arma es la defensa. Suena a “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Ahora como presidente, realmente debería actuar con prudencia y diplomacia. No se puede construir generando odio y descontento, debería enmendar el rumbo, el mundo entero se lo agradecerá.

Periodista peruana.

  Comentarios