Opinión

La UNESCO, de promotor de la cultura a aparato de activismo político

La entrada a la sede de la UNESCO en París, el 17 de octubre. Una reciente resolución negó los vínculos del judaísmo y el cristianismo con los lugares sagrados de Jerusalén.
La entrada a la sede de la UNESCO en París, el 17 de octubre. Una reciente resolución negó los vínculos del judaísmo y el cristianismo con los lugares sagrados de Jerusalén. AP

Aunque tiene su sede en la Ciudad Luz, París, la UNESCO descendió a la opacidad. Organismo de la ONU creado en 1945 para promover la Educación, Ciencia, Cultura y las Comunicaciones, se ha convertido en un sectario aparato de activismo político.

La UNESCO está secuestrada por ese remolino de naciones con gobiernos autoritarios, donde chapotean el fundamentalismo musulmán, los protectores de grupos terroristas como Hamás y Hezbolá, Cuba, Rusia, China, Irán, la Siria de Assad, Venezuela, Zimbabwe, Bolivia, Nicaragua, Sudán, Angola, Nigeria, Corea del Norte…

En los últimos tiempos, arrastrada por sus miembros más agresivos, la UNESCO se ha dedicado a descalificar a Israel como sociedad democrática. Incluso, a negar cualquier conexión histórica de la nación judía con Jerusalén, su capital eterna, por la cual han luchado durante milenios.

Mientras desconoce a Israel, la UNESCO le hace homenajes al terrorista argentino-cubano Ernesto Che Guevara y crea premios con el nombre del dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Mbasogo. Además, escatima reclamos a países y gobiernos que mantienen a sus ciudadanos sin educación, ni ciencia, ni cultura, ni comunicaciones.

En Israel se respetan los derechos humanos, conviven en paz las distintas religiones, es un modelo en educación, ciencia, tecnología y convivencia ciudadana. No se puede decir lo mismo de los gobiernos palestinos belicosos de Gaza y Cisjordania, opresores de sus pueblos.

Reflejos del viejo y asqueroso antisemitismo, incrustado en la humanidad desde tiempos ignotos, y del repudio a la democracia pluralista, están presentes en las reiteradas condenas a Israel por parte de la UNESCO.

Pero la UNESCO hace falta como una entidad que cumpla el cometido para la cual fue creada por la ONU. Por eso hay que rescatarla del control de los autoritarios y, también, de los pusilánimes que no los enfrentan.

Escritor, periodista y político venezolano.

Siga a Alexis Ortiz en Twitter: @alexisortizb

jalexisortiz@gmail.com

www.alexisortiz.com

  Comentarios