Opinión

SABINA COVO: Los fantasmas de la política

Esta semana estuve cubriendo la acusación federal por un delito menor de conspiración de campaña al ex asesor del ex congresista demócrata Joe García, Jeffrey García (sin relación familiar). Y a un candidato del partido del té, presuntamente patrocinado por Jeffrey García, llamado Roly Arrojo, que estuvo en la contienda del año 2010 para supuestamente quitarle votos conservadores al ex congresista David Rivera. Y que según documentos entregados al FBI, compartió una empresa con Jeffrey García, en su momento. Ambos, Arrojo y Jeffrey García, se sentaron juntos en la corte del pasado miércoles para escuchar sus cargos y declararse en primera instancia, inocentes. Su familia se sentó tras ellos. Cada uno tuvo su respectivo abogado.

Hasta con la presunta trampa, esa contienda la ganó el congresista republicano David Rivera. Años después, la campaña de Rivera se vio envuelta en un caso similar del cual se declararon culpables Ana Alliegro (asesora de su campaña) y el candidato fantasma Justin Lammar Stenard. Hablando con diversas fuentes, varias me dicen ¡que poner candidatos fantasmas es muy usual! Un tema que me dejó perpleja. Como no me deja de impactar la manera en la que nuestra democracia se ha vuelto una plutocracia. Víctima de intereses de los donantes de las campañas, de las empresas que donan, de los millonarios que donan, y de los intereses de todos los anteriores. Menos de los votantes. ¡Y ojo! Sin discriminar partido.

En ambos casos, los ex congresistas David Rivera y Joe García no se han manifestado con respecto a las maniobras de sus asesores. Tema que deja un gran sinsabor, porque cuando estaban en campaña o en Washington, alzaban su voz para ser captados en las cámaras o en los micrófonos de las radios, por cualquier tema medio relevante a su gestión. ¿Cómo es que no les explican a sus votantes que fue lo que pasó aquí?

¿Pero saben que me dejo más perpleja todavía? Que el comité demócrata congresional de campaña en Washington –http://dccc.org– que en su página web tiene como slogan “End Citizens United”, o terminemos Citizens United (una ley que determinó que la Constitución de Estados Unidos en su primera enmienda prohíbe que el gobierno restrinja gastos políticos independientes de entidades sin ánimo de lucro) haya enviado boletines publicitarias durante la campaña del 2010 en contra de Roly Arrojo. Lo que para algunos es psicología inversa para que no votaran por Rivera, sino por él, por alegar ser muy conservador. El DCCC tampoco dio declaraciones al respecto. Silencio total. De nuevo, todo es presunto… Jeffrey García y Roly Arrojo deben aparecer en corte federal nuevamente frente al juez del caso.

En este país todos son inocentes hasta que se pruebe lo contrario. Roly Arrojo, por ejemplo, nunca había aparecido en cámara, no había una solo foto suya en internet, el día de la corte finalmente salió su imagen por América Teve, el canal para el que reportó después de mucho esperar por él en la puerta de la corte. Antes de eso, cada vez que se hacía una historia con su nombre, no había imagen. Como si en realidad fuera un fantasma, digo, un candidato fantasma. En esta nueva saga política, todo está por verse. Esperemos que sea cierto que los ex congresistas, tanto Rivera como Joe García, no supiesen de las supuestas andanzas de sus asesores.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @sabinacovo

Facebook: sabinacovo

  Comentarios