Opinión

Las políticas de Trump sobre los niños inmigrantes violan la Convención sobre los Derechos del Niño

Niños inmigrantes caminan en fila en un albergue para menores sin sus padres en Homestead, Florida, el 20 de junio.
Niños inmigrantes caminan en fila en un albergue para menores sin sus padres en Homestead, Florida, el 20 de junio. AP

Nueva York – Después de promulgar una política de “tolerancia cero” para todos los inmigrantes adultos que cruzan la frontera hacia los Estados Unidos, separando a los padres de sus hijos y manteniendo a los niños en condiciones inhumanas, la administración Trump ahora intenta rescindir esta medida. Sin embargo, debido a que algunos registros familiares se han perdido o destruido, es posible que algunos niños nunca vuelvan a reunirse con sus padres.

La separación de los niños de sus padres viola los principios básicos de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), un acuerdo internacionalmente reconocido entre las naciones, que establece un conjunto integral de objetivos para que cada nación mejore la vida de los niños. Si bien la convención tiene reconocimiento y respaldo mundial, los Estados Unidos es el único país del mundo que aún no ha ratificado el CRC.

Separar a los niños de sus padres fue una medida cruel que provocó la respuesta tuiteada de Ivanka Trump: “Gracias @POTUS [Presidente de los Estados Unidos] por tomar medidas críticas para poner fin a la separación familiar en nuestra frontera. El Congreso ahora debe actuar y encontrar una solución duradera que sea consistente con nuestros valores compartidos; los mismos valores que tantos vienen buscando mientras se esfuerzan por crear una vida mejor para sus familias”.

Intentar dar un significado distinto a una decisión vergonzosa es inmoral, pero no sorprendente en una administración para la cual la moralidad en la toma de decisiones políticas no tiene importancia. Todavía hay 3,000 niños separados de sus padres, y 100 tienen menos de 5 años, según el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar. Los niños y adolescentes permanecen en “jaulas”, una palabra disputada por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos que dice, en un comunicado, “no es inexacta, pero se sienten muy incómodos con esta caracterización”.

Anne Chandler, directora ejecutiva de la oficina de Houston del Tahirih Justice Center, dijo en una entrevista con Texas Monthly que había escuchado relatos de niños separados de sus padres, según los informes, para darles baños y nunca regresar. Cuando un padre preguntó acerca de su hijo, al que aparentemente se llevaron para bañarse, le dijeron: “No volverás a ver a tu hijo”.

En un artículo de Molly Hennessy-Fiske, en Los Angeles Times, se describe la opinión de una persona del sistema sobre la situación de los niños detenidos. Ella escribe acerca de Antar Davidson, un estadounidense de ascendencia brasileña que habla portugués y que había trabajado como cuidador juvenil en el refugio Estrella del Norte en Tucson. Cuando tres niños brasileños llegaron al centro, las autoridades les dijeron a los hermanos (de 16, 10 y 6 años) que sus padres se habían perdido, lo que los niños interpretaron como que se habían muerto.

Cuando el niño de 16 años pregunta a Davidson sobre sus padres, con lágrimas en los ojos, Davidson decidió dejar su trabajo y hablar sobre sus experiencias en el centro con la esperanza de mejorar el sistema. Describió las instalaciones como carentes de personal y personal suficiente para tratar con niños que atraviesan situaciones difíciles, como les sucedió a los niños brasileños. “Lo que una vez fue una instalación transitoria con un personal que estaba tenso y bajo presión es ahora una instalación permanente que es como una prisión”, dijo.

El CRC exige que todos los niños, incluidos aquellos con discapacidades, estén libres de violencia y abuso, y obliga a los gobiernos a proporcionarles nutrición y atención médica adecuadas. La Convención también exige que los niños reciban un trato equitativo y justo, independientemente de su género, raza o antecedentes culturales, y establece que tienen derecho a expresar sus opiniones y libertad de pensamiento en los asuntos que les afectan.

Además, el CRC hace hincapié en la primacía y la importancia de la autoridad y la responsabilidad de los padres y la familia, y es coherente con los principios contenidos en la Declaración de Derechos de EEUU. Según la Convención, los niños tienen derecho a vivir con sus padres a menos que se demuestre que no es lo mejor para ellos.

Como los Estados Unidos aún no lo ha ratificado, la administración de Trump no está legalmente obligada por los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño a tratar a los niños de manera humanitaria. Debe hacerlo, sin embargo, por las reglas elementales de la compasión y la decencia humana.

César Chelala es un consultor internacional de salud pública y ganador del premio Overseas Press Club of America. Ha escrito extensamente sobre salud infantil para la Organización Panamericana de la Salud.

  Comentarios