Opinión

Elogio de las bibliotecas

La película española La Librería, que dirigió Isabel Coixet y arrasó en los Premios Goya de 2018, es una defensa del coraje y la voluntad del ser humano y del amor por los libros. Basada en la obra homónima de la británica Penelope Fitzgerald, nos regala este lema de vida: “quien se rodea de libros siempre está acompañado”.

Una gran verdad, creo yo. Nunca me ha faltado compañía, incluso en tiempos de absoluta soledad. Desde niño siempre disfruté de la lectura: primero los cómics, luego la literatura de aventuras: Salgari, Dumas, Defoe, Twain, Scott, Malot... Después vinieron, ordenadamente, las grandes obras de la literatura universal, la adicción a la literatura policíaca y la fascinación con el Boom latinoamericano.

En 1994, cuando llegué a Estados Unidos, escribí a casa para contar mis primeras impresiones. Lo que más me llamó la atención, además de las grandes obras de ingeniería (puentes y cruces de autopistas), fueron las bibliotecas. Ante todo, los volúmenes estaban a la vista, a la mano y a disposición del público. No había autores censurados ni salas especiales para VIP. No podía creer que uno pudiera llevar a casa 20 ejemplares e igual número de videocasetes y CDs.

Más que atesorar y clasificar bienes culturales, la clave del servicio era facilitar que estos llegaran al lector. En una ocasión quise leer una novela de Isaac Asimov (1920 - 1992) que un articulista recomendaba. El título no figuraba en el catálogo, así que mediante “préstamo interbibliotecario” me lo trajeron nada menos que ¡desde Texas! Asombroso.

La institución se remonta a 1731 cuando Benjamin Franklin (1706 -1790), uno de los padres fundadores, creó la Library Company of Philadelphia, de la que fue bibliotecario y secretario. Por una módica suma esta permitía recibir publicaciones en calidad de préstamo. Lector voraz y promotor de la cultura, Franklin ayudó a fundar otros establecimientos similares. Este fue el antecedente del sistema público y gratuito que se instauró más tarde.

Después de más de 20 años residiendo en Miami sigo admirando la labor de las bibliotecas. Costeadas por los contribuyentes, estas no se limitan a prestar libros y películas, sino que brindan servicios de orientación bibliográfica, asistencia a usuarios con necesidades especiales, acceso a internet, clases y conferencias para adultos, conciertos, exposiciones y programas para niños… Sin duda es un invaluable polo de difusión del conocimiento y la cultura, lamentablemente no siempre valorado por la comunidad.

Es posible que yo sea uno de los individuos que más se ha beneficiado de los servicios de las bibliotecas: primero fue la de Coral Gables, luego la Hispánica y, desde hace unos ocho años, la de Shenandoah. Sus empleados siempre se han mostrado eficientes, pacientes y amables. Lo sé bien, porque son miles los libros que han pasado por mis manos. Cuando un título me interesa especialmente, lo compro y entonces lo destino a la pequeña biblioteca de casa.

Para mí, leer es más que una afición o hábito: es una necesidad esencial. Cada día me trae la maravilla de dialogar con dos o tres autores, bien sea a través del libro de papel o digital. Los finlandeses —de fama bien ganada en educación y lectura— leen un promedio de 47 libros al año; yo, que me muevo alrededor de la misma cifra, reconozco que no alcanza el tiempo para hojear todo lo que me interesa. Por razones obvias, cada día soy más selectivo.

Así pues, como tengo una enorme deuda con las bibliotecas, decidí ofrecer un curso de Literatura Hispanoamericana en la de mi barrio. Quiero compartir con otros el gozo de la lectura y, de algún modo, retribuir el placer, la inspiración y la sabiduría que los libros nos prodigan.

Si alguno siente la curiosidad y desea buscar (más o mejor) compañía, le invito a asistir. Empezamos esta semana.

Periodista, profesor de Nova Southeastern University

emilscj@gmail.com

www.sehablaespanolblog.wordpress.com

La Shenandoah Branch Library, 2111 SW 19th St., Miami, invita al curso De Quiroga a García Márquez, un recorrido por la narrativa hispanoamericana del siglo XX, que impartirá el Dr. Emilio J. Sánchez, Nova Southeastern University. Todos los jueves de 5 a 7 pm. Inicio: 2 de agosto. GRATUITO, CUPO LIMITADO. (305) 250-4688.

  Comentarios