Opinión

El renacimiento de las comunidades en Miami-Dade

Más de 700 sombrillas de colores adornan la Giralda Plaza, Coral Gables, como parte de The Umbrella Sky Project.
Más de 700 sombrillas de colores adornan la Giralda Plaza, Coral Gables, como parte de The Umbrella Sky Project. jiglesias@elnuevoherald.com

En los pasados años nuestro condado Miami-Dade a sufrido una transformación gigantesca debido a los múltiples desarrollos que se han llevado a cabo en distintas zonas de la ciudad.

Soy completamente pro desarrollo; proyectos que fomenten empleo, mejoren la ciudad y la posicionen como una verdadera metrópolis internacional son excelentes. Pero la planificación debe ser la indicada. Desde el Doral hasta North Miami Beach, entrando además por Brickell y el oeste de Brickell y todo el corredor de Biscayne Boulevard, la ciudad parece otra si la comparamos con 10 años atrás.

Sin duda, ha habido un aumento considerable al precio de la propiedad, y también a los impuestos que aporta la misma, pero que ha dejado a muchas familias con salarios promedios sin capacidad para acceder a casa propia. Las compras, por ejemplo, de propiedades de lujo de acuerdo a la asociación de bienes raíces de Miami-Dade subieron en un 20 por ciento de junio a julio. No es el mismo caso con las viviendas de valor promedio.

Sin embargo, creo que hay varias zonas en la ciudad que tienen potencial para que construyan vivienda con precios módicos que otorguen el clamado sueño americano a parejas jóvenes o profesionales recién graduados y que se ajusten a los salarios del promedio de los profesionales de Miami-Dade. Little Gables, por ejemplo, cerca a Coral Gables, es una de esas zonas. Así mismo pudieran, y de hecho se está haciendo, restablecer La Pequeña Habana, o cerca al hospital Jackson, o la zona del oeste de Coconut Grove, y las zonas cerca a Wynwood, claro, cada una proporcional a sus comunidades y teniendo en correcta planificación a residentes actuales en zonas residenciales. Pero, ¿cómo mantener los precios acordes a los salarios de los residentes, o, cómo fomentar iniciativas que generen empleos?

En conversaciones con el alcalde de Coral Gables, Raúl Valdés-Fauli, él me contaba el ejemplo del urbanizador MG Developer, que patrocinó una iniciativa para convertir espacios vacíos en Miracle Mile en galerías de artes para de esa manera crear comunidad y fomentar así el incremento de empleos, aumentar la cantidad de personas que visitan la ciudad y estimular la economía. Otro ejemplo es el Coral Gables Foundation, una fundación comunitaria que apoya ese barrio que trajo la exposición de las sombrillas a la recién remodelada Giralda Avenue, convirtiéndose en la sensación de todo el condado y más allá.

Estos exitosos casos de muestras de ciudadania han sido resultados de alianzas público-privadas y podrían ser replicados en otras comunidades del condado. Además generan sentido de pertenencia, en un lugar tan diverso como Miami-Dade en que lo multicultural no deja decir soy del sur de la Florida, sino de Cuba, Colombia o Venezuela, por dar un ejemplo.

En conversación con Alirio Torrealba, un empresario venezolano que ha tomado el liderazgo en desarrollar en esta misma zona después de llegar de su país, él aseguraba que construir comunidad a través de iniciativas culturales pudiera mejorar las zonas vacías que se vieron afectadas en otros momentos de crisis económica. El alcalde Valdés-Fouli también mencionaba el futuro plan de anexar a Little Gables a Coral Gables, que lleva en el tintero de varias alcaldías ya varios años, y planes para que la vivienda pueda ser más asequible para el salario promedio.

Aunque Coral Gables es una ciudad rica en su historia, con propiedades muy caras, también tiene diversidad de viviendas hacia la Calle 8, con apartamentos de precios más bajos. Como comunidad ofrece bastante a sus residentes, incluyendo buenas escuelas y sectores peatonales recién remodelados. Me ha parecido que las iniciativas tomadas por la ciudad recientemente, aunque con retos, como la seguridad en casos puntuales, y el trafico que agobia a Miami -Dade en general, podría ser un ejemplo a seguir por otras comunidades.

Y aquí expongo entonces el caso de Coconut Grove, un barrio tranquilo, que ha sido poblado por cinco nuevas construcciones en menos de dos bloques alrededor de Cocowalk, incluyendo un ambicioso proyecto para ese sector, muchas calles partidas o bloqueadas, tráfico parado por las mismas construcciones y polvo por doquier. Como residente de la zona, y anteriormente residente de Brickell, este tipo de falta de planeacion, aunque después tenga resultados maravillosos, afecta enormemente la calidad de vida de un barrio residencial. Deberían poder en la comisión de la ciudad una fórmula para que todos las construcciones no vengan al mismo tiempo.

Además, porque por mucho que traten de hacer comunidad y haya señalización, la cantidad de cuerpo policial que se requiere para asegurar el tránsito de autos y peatones por construcciones es considerable.

De nuevo, aplausos para el desarrollo, pero mejor planificación es implorada en varias zonas del condado.

Sabina Covo es presentadora de TV Y radio. Twitter: @sabinacovo.

  Comentarios