Opinión

En Miami Dade College estamos preparados para asumir los nuevos tiempos

Un joven prueba una mochila de realidad virtual (VR), uno de los proyectos del Miami Animation and Gaming International Complex  (MAGIC) del Miami Dade College.
Un joven prueba una mochila de realidad virtual (VR), uno de los proyectos del Miami Animation and Gaming International Complex (MAGIC) del Miami Dade College. Instagram: @magic_mdc

Hemos comenzado el curso 2018-2019 a toda máquina. Presencia cuantiosa del estudiantado buscando un sitio en el progreso. Ya comenzaron las clases en el Centro de Seguridad Cibernética, recién inaugurado, y en más de 300 programas que integran el currículo académico del College.

Acabamos de celebrar nuestro día, el pasado 6 de septiembre, cuando hace 58 años se abrieron las aulas de esta institución universitaria que me atrevería a decir imprescindible para los destinos de Miami, donde más de dos millones de personas se han beneficiado de todo lo que tiene que ofrecer.

El más de medio siglo de funcionamiento nos sorprende siempre en la renovación, atentos a la dinámica de los nuevos tiempos donde no te puedes sentar a esperar que el maná te caiga del cielo. Hay que salir a buscarlo con el instrumental moderno de la ciencia y la tecnología, que no paran de subir la cota.

Ni grandes ni pequeñas compañías invierten actualmente en equipamiento físico a la hora de lidiar con sus necesidades cibernéticas para almacenar información de modo más eficiente. La llamada nube y su tecnología se han impuesto y Miami Dade College se ha asociado a Amazon Web Services (AWS), la industria líder en este campo, para preparar a los profesionales que la especialidad requiere. Ya están los cursos introductorios disponibles y anunciamos que se irán profundizando a medida que aumenta la demanda de una tecnología que ya forma parte del día a día en el mundo empresarial.

Los programas del College se implementan sobre la base de la demanda que haya mostrado la realidad circundante, por eso los diplomas que extendemos, tanto certificados como asociados y licenciaturas, se refieren a profesiones que necesitan empleomanía especializada inmediata.

Recientemente, estudiantes de nuestro centro de animación y juegos de video, MAGIC, por sus siglas en inglés, crearon uno de estos artilugios de entretenimiento que la compañía Alienware, con la cual mantenemos una estrecha colaboración, ha decidido incluir en su famoso website, para que pueda ser disfrutado de forma gratuita. El juego de video se titula Void y aborda una historia de misterio, a lo clásico, donde se trata de averiguar quién cometió el crimen, pero con todos los elementos deslumbrantes del diseño actual.

Fue un formidable trabajo de equipo, donde participaron 24 estudiantes del College, así como profesores y mentores, durante dos semestres que simularon lo que se hace en la gran y lucrativa industria de los video juegos.

Reflexionen, por un momento, cuánto se ha desarrollado el mundo desde aquel 6 de septiembre de 1960 cuando recibimos a 1,428 estudiantes, llenos de esperanza, hasta la actualidad, donde somos la institución universitaria multicampus más grande de la nación, con una matrícula que sobrepasa los 165,000 alumnos.

A veces nos desanimamos, sobre todo ante la rispidez política que resulta perturbadora, y hasta llegamos a pensar que la época vivida por nuestros padres era mejor y yo, que soy un optimista raigal, les digo que no es así. Las ventajas, de todo tipo, que muestra el Siglo XXI, en su segunda década, sobrepasan las virtudes de antaño.

Lo único que pide la actualidad científica y tecnológica es que estemos preparados para asumirla. Resulta ser muy exigente, pero nada que no pueda ser resuelto. Un pie en el avance indetenible de lo nuevo y otro en los componentes culturales que nos denotan y permanecen desde tiempos inmemoriales.

Me gusta recordar que un científico fuera de serie, adelantado a su tiempo, fue el que nos regaló para siempre la Gioconda, tal vez la pintura más importante de la historia del arte.

Eduardo J. Padrón es el presidente del Miami Dade College.

  Comentarios