Opinión

Los demócratas cometieron un serio error político

Simpatizantes del presidente Donald Trump participan en un acto de apoyo al senador republicano Ted Cruz, el 22 de octubre en Houston, Texas.
Simpatizantes del presidente Donald Trump participan en un acto de apoyo al senador republicano Ted Cruz, el 22 de octubre en Houston, Texas. New York Times

Antes de cada elección nacional los votantes hablan de “la sorpresa de octubre”, algo inesperado que pudiera cambiar la expectativa de la mayoría en cuanto a los posibles resultados. Bueno, pudiera ser que tuviéramos delante una sorpresa de octubre a, prácticamente, una semana de las elecciones.

Históricamente, las elecciones para el Congreso o “de medio término” no son favorables al partido que gana la presidencia dos años antes. Con esa historia, las elecciones del próximo 6 de noviembre no deben ser favorables al Partido Republicano. Pero, y he aquí la sorpresa, los demócratas han cometido un error político muy serio con el circo bufonesco en que convirtieron las vistas senatoriales sobre la nominación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema de Justicia.

La “ola azul” que anticipaban los demócratas quizás pudiera salpicar a los candidatos republicanos pero no los va a sumergir. Pero, antes de seguir, debo recordarle a los lectores que yo no estoy en el negocio de las predicciones electorales. Simplemente me tomo la libertad de compartir como veo las cosas a una semana de la votación.

Pero, volvamos a las vistas de Kavanaugh. Me pregunto si las turbas belicosas que abusaron de la libertad permitida en los salones del Capitolio pensaron que todas sus barbaridades estaban siendo filmadas por múltiples cámaras de televisión, si pensaron que su comportamiento incivilizado podría hacerle daño a su partido en las elecciones de noviembre. Yo creo que las turbas no pensaron en eso, pero los senadores demócratas si lo pensaron.

Algo que ha sido ignorado por la prensa, lo cual no me sorprende, es que el partido que más escaños arriesgue en el Senado generalmente sufre más pérdidas en la elección. Esta vez, como dice la ley, un tercio del Senado va a reelección : 34 escaños. De ese número, 26 están ocupados por demócratas y solo 8 por republicanos. ¿Podrán los republicanos mantener mayoría en el Senado? Esperemos hasta las elecciones porque yo no estoy en el negocio de las predicciones electorales.

En cuánto a la Cámara, como dice la ley, todos los 435 escaños van a reelección, y los Demócratas necesitan una ganancia neta de 23 escaños para lograr la mayoría.

Antes del “circo de Kavanaugh”, el Partido Demócrata lucía bien preparado para lograr la mayoría. Pero los votantes que presenciaron el penoso espectáculo, sin embargo, parece ser que, en gran manera, han reflexionado. Una encuesta hace unos días de Wall Street Journal/NBC concluyó: “La ventaja demócrata se ha desvanecido en los distritos congresuales más críticos. En los más competitivos, los partidos están empatados. En la encuesta del mes pasado los demócratas tenían una ventaja de 13 puntos entre votantes inscritos y 6 puntos entre votantes probables”

Las razones para estos cambios de opinión son varios y van más allá del nivel de entusiasmo de los votantes demócratas que, antes del circo de Kavanaugh, se mostraban mucho más entusiastas. La encuesta WSJ/NBC muestra al presidente Trump con un nivel de aprobación de 47 por ciento, la cifra más alta de su presidencia.

Al mismo tiempo, el 43 por ciento de los votantes inscritos dicen que los republicanos dirigen la economía mejor mientras el 28 por ciento prefieren a los demócratas. Esta es la mayor ventaja de los republicanos en esa pregunta en la historia de las encuestas WSJ/NBC.

A seguidas de la firma del nuevo tratado comercial con México y Canadá, los republicanos también obtienen buenas cifras en comercio internacional, 17 puntos de ventaja. También debo notar que los demócratas tienen una ventaja similar en cuidados de salud, 18 puntos.

El circo de Kavanaugh fue negativo para la imagen de los demócratas. En septiembre, los demócratas tenían un nivel de favorabilidad de 44 por ciento y los republicanos de 38 por ciento. Después del circo de Kavanaugh, la favorabilidad demócrata bajó al 35 por ciento mientras la republicana se mantuvo en 38 por ciento.

Si la “ola azul” no sucede el 6 de noviembre, ¿culparán los demócratas a Trump o se mirarán en el espejo?

Esto puede darnos un punto de partida cuando comencemos a analizar la elección presidencial de noviembre del 2020.

Armando González: AGonzalez03@live.com.

  Comentarios