Opinión

La ‘ola rosa’ demuestra el poder de las mujeres candidatas

Debbie Mucarsel-Powell, candidata demócrata por el Distrito 26 de Florida, celebra su victoria sobre el congresista republicano Carlos Curbelo, el 6 de noviembre en Cutler Bay.
Debbie Mucarsel-Powell, candidata demócrata por el Distrito 26 de Florida, celebra su victoria sobre el congresista republicano Carlos Curbelo, el 6 de noviembre en Cutler Bay. dsantiago@miamiherald.com

El panorama de las elecciones de medio término no fue tan distinto a lo que se esperaba, aunque se creía que el Partido Demócrata, que quedó con la mayoría en la Cámara de Representantes, obtendría resultados más fuertes.

Se hablada de una marea azul, pensando que el partido arrasaría y que los rechazos contra la administración del presidente Donald Trump serían la gran oportunidad. No fue así, aunque existen pedidos de recuentos en distintos lugares del país, por estrechos márgenes de diferencia en votos, hasta el cierre de esta columna. La Florida es una muestra clara. Lo que si ocurrió fue una maravillosa ola rosa que impulsó una gran representación femenina en el Congreso.

Hay que felicitar a las dos mujeres que fueron electas al Congreso por el sur de la Florida, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell. Más representación femenina en el Congreso es sin duda una muestra del rechazo a la política machista del presidente Trump, pero se necesita más. El movimiento #MeToo pudo haber tenido y brindado fortaleza porque las mujeres salieron a votar, sobre todo las demócratas, superando el 60 por ciento de participación. Por otra parte, el Senado quedó dominado por los republicanos, un resultado que también se esperaba. Sin duda, el país continúa dividido, pero en alas de las elecciones presidenciales del 2020, creo que los demócratas deberían pensar en una candidata mujer.

Me llama la atención que una encuesta de boca de urna presentada por CNN mostró que la economía era satisfactoria para la mayoría de los votantes. Factor que pudo haber causado que la marea azul no se alzara tanto como mostraban las encuestas en algunos sectores. Recordemos que muchos votan acorde al bolsillo. La economía si bien tiene indicadores positivos, todavía no muestra mejorías salariales ni recortes reales a impuestos en la clase media, pero, como presuntamente provee más empleos, parece haber tranquilizado a gran parte de la nación.

En materia de políticas públicas, sistemas sociales y educación, parece que la preocupación no sobrepasa el factor económico, hasta el momento. A muchos no les ha importado que el presidente Trump arremeta contra la libertad de prensa, las mujeres o las minorías. En la Florida por ejemplo la mitad de los votantes optó por Ron DeSantis, candidato apoyado en su totalidad por Trump. Al parecer la retórica racista del Presidente por medio de un controversial anuncio publicitario, y de numerosos discursos y tropas enviadas a la frontera, por la caravana de inmigrantes, también dio resultado en diversos estados.

Según declaraciones del senador y ex precandidato presidencial Bernie Sanders, todavía en Estados Unidos muchos blancos se sienten incómodos votando por candidatos negros. Por ejemplo, para algunos en la Florida los afroamericanos no salieron a votar como se esperaba. Aunque entre los demócratas si se vio un buen número de participación.

¿Será que la mayoría de hombres todavía se muestra inseguro de votar por una mujer en el 2020? A juzgar por el número del voto popular que obtuvo Hillary Clinton (siendo una candidata del establishment demócrata), no debería ser así. Pienso que estas elecciones fueron un buen termómetro para que el partido defina a quién va a postular en contra de Donald Trump. Si bien no hubo una marea azul tan alta como se esperaba, si los demócratas eligen a la persona correcta, de pronto la esperada reelección del Presidente no ocurrirá.

Los demócratas que han quedado en el Congreso tienen ahora una ardua tarea por hacer. ¿Qué tal si empiezan por enmendar el sistema de salud? ¿Y por volver a pedir una mayor regulación a las armas de fuego?

Es tiempo de trabajar. La semana pasada otro tiroteo que dejó más de una decena de personas sin vida en un centro nocturno de California empañó los corazones de muchos.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @sabinacovo.

  Comentarios