Opinión

La cultura y la Feria del Libro energizan

La escritora mexicana Laura Esquivel habla sobre sus dos últimas novelas “Mi negro pasado” y “El diario de Tita”, el 11 de noviembre en el Auditorio del Miami Dade College en Miami.
La escritora mexicana Laura Esquivel habla sobre sus dos últimas novelas “Mi negro pasado” y “El diario de Tita”, el 11 de noviembre en el Auditorio del Miami Dade College en Miami. EFE

Vengo energizado del fin de semana. El consumo de la cultura beneficia la salud espiritual y la física también. El exceso de política, por otra parte, obstruye, obnubila los sentidos. Para mi experiencia, es un rezago del pasado. Las candangas ideológicas, sean del signo que sean, me producen alergia.

Voy al encuentro de lo que permanece y el comienzo de la trigésimo quinta Feria del Libro de Miami constituye un éxito para nuestra comunidad, con dos sesiones totalmente repletas de lectores entusiastas.

Laura Esquivel como una maestra de escuela, sabia, fue desgranando su idea de la vida y de la literatura, con la cual tropezó accidentalmente, según reveló, para bien de sus numerosos lectores.

En las antípodas, el niño malo de la literatura latinoamericana, nuestro vecino y celebridad televisiva Jaime Bayly, como un encantador de serpientes, comentando su más reciente novela Pecho frío, lanzando saetas políticas y personales a diestra y siniestra, con un gran sentido del “timing” y del humor, como un stand up comedian.

Al entrar al auditorio, rodeado de sus admiradores, una señora quería saber cómo entregarle una taza de cerámica con su efigie. Bayly se dirige al estrado donde lo esperan, pero antes se me acerca y, amablemente, me deja saber que disfruta mucho estas columnas que publico en El Nuevo Herald, cada semana.

Vale la pena seguir tan dichosas conversaciones abiertas con un público insospechado, me digo, y le agradezco al escritor peruano su gesto franco, sin trasfondo.

Diez años de esas columnas se reúnen en mi libro La Mirada Indiscreta, publicado el año pasado por Hypermedia, que ahora regresa a la Feria del Libro, pero en el quiosco reservado a la casa editora.

En tal sitio estaré junto a escritores que admiro, intercambiando con los lectores que se acerquen y quieran conversar. Porque el libro de más de 700 páginas aloja parte de mi aventura personal en pos de la independencia, así como mis gustos musicales, cinematográficos y culturales, en general.

He tratado, hasta cierto punto con éxito, de contagiar a mis seres queridos con el amor por las manifestaciones culturales. Cada uno a su manera, se ha vuelto devoto de lo bello creado por el hombre, en su insondable ejercicio estético.

A un hijo en cautiverio le mostré la importancia de la cultura en libros, imágenes y películas, antes de regalarle la libertad, que ahora disfruta por siempre. Al otro, nacido con ese don, lo paseé por países y ciudades de donde emergió casi todo el arte occidental.

Este fin de semana traté de explicarme la paradoja de Orson Welles, el más grande director del cine norteamericano, apabullado por mercaderes sin escrúpulos, de quien ahora Netflix ha recuperado, para alivio de sus admiradores, The Other Side of the Wind, su última obra maestra dada por perdida hace 40 años. Repasé Sed de mal, otra de sus obras interferidas y, claro, El ciudadano Kane, que me hace llorar de admiración.

Fui también a una función cinematográfica especial con un concierto extraordinario del grupo Simply Red, junto a la orquesta Symphonica in Rosso, de Amsterdam. En la sala oscura, cerca de 10 entusiastas seguidores del extraordinario cantante Mick Hucknall, quien, por suerte, ha tenido cerca de 1,000 millones de reproducciones (streams) de su obra internacionalmente, según ha confesado.

Cuanta felicidad perdurable, que atañe a los sentidos. La Feria del Libro ha seguido su curso de éxito y yo regreso a la magia del encuentro con potenciales lectores, el fin de semana, en el stand de Hypermedia. Ahí estaré con mi Mirada Indiscreta, que ha sido una manera personal de ser libre y feliz.

Siga a Alejandro Ríos en Twitter: @alejandroriostv.

  Comentarios