El papa Francisco y el arzobispo George Gaenswein sonríen en el momento en que un niño empieza jugar con el guardia suizo, durante la audiencia papal del 28 de noviembre de 2018 en el Salón Pablo VI del Vaticano. Después se reveló que el niño argentino es autista y no puede hablar.
El papa Francisco y el arzobispo George Gaenswein sonríen en el momento en que un niño empieza jugar con el guardia suizo, durante la audiencia papal del 28 de noviembre de 2018 en el Salón Pablo VI del Vaticano. Después se reveló que el niño argentino es autista y no puede hablar. Gregorio Borgia AP
El papa Francisco y el arzobispo George Gaenswein sonríen en el momento en que un niño empieza jugar con el guardia suizo, durante la audiencia papal del 28 de noviembre de 2018 en el Salón Pablo VI del Vaticano. Después se reveló que el niño argentino es autista y no puede hablar. Gregorio Borgia AP

Ser libres y superar el miedo al ridículo

06 de diciembre de 2018 01:17 PM