Opinión

Sorpresas en los Globos de Oro y las películas que vale la pena disfrutar

La actriz Glenn Close recibió un Globo de Oro por su actuación en “The Wife”.
La actriz Glenn Close recibió un Globo de Oro por su actuación en “The Wife”. TNS

El pasado domingo la organización de la prensa extranjera que entrega los Premios Globos de Oro desde hace 76 años, parece haberle halado las orejas a la élite consentida de Hollywood. Durante la ceremonia del 2018 las peroratas políticas, sobre todo la ira antipresidencial, le habían dañado los ratings a la transmisión televisiva.

Para esta ocasión, insufribles presentadores, que leían con mucho descuido el teleprompter, advirtieron que estaban allí para pasarla bien. La noche pertenecía a los efluvios del caro champán y no a las agendas personales.

La única nota discordante en el área política perteneció al actor Christian Bale, premiado por su interpretación del vicepresidente Dick Cheney en el filme Vice. Contó al llegar al micrófono que su esposa le había advertido que no metiera la pata, sin embargo, dijo que el diablo lo había inspirado al crear el personaje.

Luego la hija de Cheney le zumbó un tuit para recordarle que tal vez el mismo diablo lo había imbuido al pegarle a su madre y a su hermana, en referencia a un sonado capítulo de violencia domestica donde Bale estuviera involucrado en el año 2008.

La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que suma menos de 100 críticos de cine, también frustró algunos de los pronósticos con los cuales contaba la industria para acercar sus filmes a la añorada Academia y los legendarios Oscars.

Lady Gaga trató de simular un rictus de amargura cuando la veterana Glenn Close la destronó por su actuación en The Wife.

De paso, Close contradijo la idea de que no existen buenos papeles para mujeres mayores y durante su discurso de agradecimiento, apuntó que las féminas debían luchar para alcanzar sus sueños, más allá de fundar familias, al recordar la frustración de su mamá en ese sentido.

The Wife es una excelente e íntima película sobre el fraude consensuado en el matrimonio. Cierto escritor obtiene el Premio Nobel de Literatura, viaja a Estocolmo para recibirlo, y se revela la importancia de la esposa en su ecuación creativa.

Por su parte la cultura afroamericana también recibió algunas desilusiones durante la ceremonia de premiación. La elogiada Black Panther, se fue en blanco, pienso que justamente, pues solo es otra atractiva película de superhéroes pero con protagonistas de la raza negra.

Lo mismo le ocurrió a Spike Lee, quien fuera nominado en varias categorías de importancia por su más reciente filme BlackkKlansman, pero opacado por Green Book, otra interpretación, menos militante pero más atractiva, sobre la historia del racismo en los Estados Unidos.

Green Book fue merecedora del premio al mejor guion y actor secundario, Mahershala Ali. La película es un road movie que cuenta la amistad improbable de un bouncer de origen italiano, no exento de consideraciones discriminatorias, y de un pianista negro que interpreta música clásica, a quien debe acompañar y proteger durante una gira por el sur de Estados Unidos, en los complejos años sesenta. Las contradicciones entre Viggo Mortensen, como chofer y guardaespaldas, y Ali, en el papel del pianista, van concatenando anécdotas humorísticas y dramáticas que hacen particularmente loable esta película, basada en hechos reales.

Al final, Freddie Mercury, desde otra dimensión, frustró las expectativas de Bradley Cooper cuando Bohemian Rhapsody mereció los premios de mejor película y actuación (Rami Malek). La cuarta y sosa versión de Nace una estrella, debió conformarse, solamente, con el premio de mejor canción.

Habrá que esperar por el Oscar para ver si estas sorpresas influirán entre los miles de académicos que ya están depositando sus votos.

Siga a Alejandro Ríos en Twitter: @alejandroriostv.

  Comentarios